domingo, 30 de septiembre de 2007

Reinventando mis esquemas

La salida ordenada de mi armario ha resultado tener verdaderos beneficios terapéuticos... Llevo un par de semanas haciéndolo en serio, aumentando mi lista de personas allegadas que se enteran de lo que cada vez es menos un secreto y más un hecho más de mi persona. Ya son siete personas (oficiales, eso sí) que han añadido al resumen de mi un pequeño dato más. Y lo que más me emociona es que justamente la gente está reaccionando como si fuese solamente un dato más, no uno decisivo, sino otro más aleatorio que forma parte de un conjunto.

He dejado de sentirme rara y diferente, almenos no en el mismo grado que anteriormente y ahora toda esa sensación angustiosa que me ha perseguido durante años se está transformando en una especie de euforia controlada por vivir. Ya no me siento encerrada ni agobiada, ya no me despierto deprimida, ya no me cuesta tanto empezar el día. Ya no me siento un secreto silenciado. Ya no me duelen como antes las canciones y disfruto cada una de las notas y de las palabras que entran por mis oidos.

Hace un par de días pensaba que toda esa sensación era el resultado de una especie de subidón momentáneo de adrenalina que me había producido salir del armario. Ahora empiezo a plantearme si realmente esta sensación que tengo de plenitud es simple y llánamente la que suelen tener las personas cuando se sienten bien. Me paso los días contenta y las cosas que me pueden entristecer o causar algún momento de bajón ya no lo hacen con la misma intensidad. Tengo más ganas de hablar con la gente e incluso parece que me haya vuelto más sociable, que me salga la conversación por las orejas. No puedo quitarme de encima las ganas de reir a carcajada limpia. Me apetece reirme todo el tiempo, encontrar lo gracioso de cada momento y disfrutar de la buena compañía de mis amigos y de todas sus conversaciones. Empiezo a sentirme a gusto con el mundo que me rodea y a sentir que la gente se siente a gusto con la Tania que tienen a su lado.

La sensación de odio a mi misma ha desparecido para dejarme en la mano una guía ilustrada sobre principios de seguridad y confianza. Ahora siento como si tubiera los pulmones a plena capacidad. Que soy capaz de llenarlos con una sola inspiración cuando antes necesitaba tres o cuatro. Tengo menos miedo de hacer cosas y más ganas de hacerlas todas. Parece que esté permanentemente enchufada a la corriente y mi batería cargada hasta los topes.

Y es justamente ahora cuando me viene mucho a la cabeza una frase de una canción de Alanis Morissette que viene a decir algo así como que aunque ya sé lo que no soy aun no sé lo que soy. Ahora parece que tenga todo el tiempo del mundo para conocerme y entenderme mejor... parece que haya encontrado el equilibrio entre como me gusta ser y como quiero ser en un futuro. Estoy en construcción. Reinventando mis esquemas, poniéndo puntos y coma y toda clase de signos de puntuación. Regenerándome a mi misma.

sábado, 29 de septiembre de 2007

Samson

... y los libros de historia se olvidaron de nosotras y la Bíblia ni siquiera nos mencionó ni una sola vez... dice una canción de Regina Spektor llamada "Samson".

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Rumore, Rumore...

Qué sería de nuestra vida sin los maravillosos rumores? Hoy he llamado a mi prima por teléfono para seguir con el tema donde lo habíamos dejado hace unos meses. Mi prima también es lesbiana, así que somos dos ovejillas negras en la familia. En una cena familiar celebrada a mediados de mayo salí del armario para ella, en este caso no había peligro y me encontraba completamente en terreno seguro. Lo mejor de todo es saber que alguien que lleva tu sangre entiende al 100% tu punto de vista y que como tu sabe porque es evidente que ya ni de coña te pasas de nuevo a la acera "correcta"...

Hablando por teléfono me ha contado que una tía suya, a quien sinceramente me ha sido imposible poner cara ni situar en el espacio tiempo, le dirigió hace cosa de un mes la siguiente pregunta: ¿Sabes quién es como tu?... Y esa, claro está, era yo. Y lo graciosos del caso no es el hecho de no saber de donde narices ha sacado esa persona la noticia porque yo aún no me he "mostrado" en público. Lo curioso del caso es que no sé quién narices es esa persona!!

Así que me he rendido a la evidencia de que voy a tener que contar con el factor rumor y tener en cuenta que en un momento determinado esté puede acelerar mi salida del armario en el núcleo familiar. Por qué si el rumor ya ha llegado a mi prima, a quien no veo muy a menudo, no creo que tarde mucho en llegar a mis padres, ya que seguro que algún alma caritativa les querrá presentar el pésame por tan amargo disgusto... Así que esperaré pacientemente un día que sospechosamente se me presenta cercano donde ellos me digan muy seriamente que quieren hablar conmigo. Y entonces les contaré de la mejor manera posible que el dichoso rumor es puramente cierto.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Como si nada

Yo había llevado cena para las dos, a veces lo hacemos. Nos turnamos y así no tenemos que prepararnos la cena cada día. Nada más llegar al trabajo llamé a su puesto y nos pusimos de acuerdo para cenar a las 21:00. Pasaron unas cuantas horas y yo me iba sintiendo algo más tranquila. A las 20:45 ni me la esperaba y mientras yo estaba hablando con mi jefe ella apareció con otro compañero. Hablamos todos unos minutos y ellos dos se marcharon. Nos quedamos las dos solas y ella me pregunta que tal me habían ido las vacaciones. Por cierto, dice ella, el mensaje que me mandaste... Yo le había enviado un mensaje días antes para no poder echarme atrás, así ella estaba sobreaviso y yo no podía eludir la situación. Te ha pasado algo?... Yo le digo que no exactamente y noto que empiezo a ponerme colorada. Ella me dice que me estoy poniendo muy colorada. Yo le pregunto si no se lo imagina y ella contesta que no, porque el mensaje no le llegó entero. Me cago en la tecnología. Empiezo a balbucear y a emitir risas nerviosas y frases entrecortadas que no aclaran nada. No sé por donde empezar. Había contado con que al menos se lo imaginase. Me pregunta si estoy embarazada y con cara de espanto le digo que no. Me pregunta si me ha pasado algo grave este verano y le digo que tampoco. Sigo colorada como un tomate. Me doy cuenta de que por el momento soy incapaz de asociar en una misma frase el pronombre yo, el verbo soy y el adjetivo lesbiana. Le pregunto si no le resulta raro que en 2 años y medio, que es el tiempo que llevamos trabajando juntas, no me haya oido hablar de chicos. Esboza una sonrisa que me relaja y me pregunta si van por ahí los tiros. Yo le digo que si. Le digo que espero que no se enfade por haberle escondido algo así. Que si no se lo había dicho antes era porque me resultaba tremendamente difícil y porque me ha costado mucho aceptarme a mi misma y dejar de odiarme. Ella me dice que no pasa nada, que por supuesto no puede enfadarse y que ni se me ocurra odiarme porque no hay razón ninguna. Le pregunto si le doy asco y ella me pregunta si soy tonta. Le digo que es la primera persona a quien se lo digo a la cara y me felicita. Le digo que he traído tortilla para cenar pero que no iba con ninguna intención en particular y ella se ríe. Me dice que tampoco lo hubiera asociado. Hablamos un rato de que esté empezando a salir del armario. Me dice que no tiene nada de malo y que le parece muy bien que lo haga. Que me gustan las chicas y no los chicos y punto pelota, como ella siempre dice. Entramos en el comedor y empezamos a hablar de los muebles que se está comprando junto a su novio y que a principios de mes por fin entrarán a vivir en el piso. Está cansada porque lo han estado pintando entero esta semana. Está contenta por todo y yo muy contenta por ella. Y seguimos hablando de todo y tratándonos exactamente igual que siempre. Como si nada.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Cuenta atrás

Mañana será el gran día. Si acaso uno de tantos que esperan por llegar. Esta será la última noche en que me vaya a dormir sin haberle dicho a alguien a la cara (que no por sms) que soy lesbiana. En mi cabeza lo tengo todo preparado, las palabras más o menos escogidas. Solo me queda esperar el momento adecuado.

Ya no puedo intantar echarme atrás... ya no.

Solo espero que me siga tratando como siempre y que sigamos siendo tan amigas y que no se enfade por haberle guardado esto tanto tiempo justamente a ella. Solo espero que entienda los motivos y que sepa comprender lo difícil que es encontrar la valentía cuando tu misma te has enterrado tantas noches en tu montaña de miedos. Solo espero que no me odie tanto como yo hasta ahora me he odiado. Y solo espero que me siga viendo como siempre. Simplemente igual.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Tambores...

Quien diga que para pasar un rato inolvidable tiene que gastarse cantidades ingentes de dinero está muy equivicado... De manera improvisada y justo antes de salir de clase una compañera nos propuso ir al centro a ver un concierto gratuito de tambores japoneses que formaba parte de las fiestas de la Mercè... y yo que me esperaba un concierto pelmazo... venditos tambores... y venditas japonesas!!

Hoy, a mis 25 años y 5 meses, he entendido por fin todo lo que puede despertar eso que suele llamarse exotismo... Ibamos caminando por las callejuelas siguiendo el ruido de los tambores hasta que hemos llegado a la plaza de la Catedral y ahí estaban ellas!! Yo que me esperaba a un grupo de japoneses aburridos aporreando cuatro tambores y resulta que encima del escenario había TRES PEDAZO DE JAPONESAS! Y cuando digo PEDAZO DE JAPONESAS no hago referencia a un posible exceso de peso, sino al subidón de hormonas que me ha producido su visión!!

Me han resulado tremendamente sensuales las tres japonesas aporreando los tambores y además lo hacían bien y ha sido un ratito genial... con nuestros cafés del Starbucks en la mano y nada más y esas tres mujeres, llevando unos vestidos rojos treméndamente sensuales, alegrándonos la vista y el corazón a golpe de tambor! Y todo por el módico precio de un café para llevar!

Y dejando de lado mi subidón de hormonas... si alguna vez podéis ver un espectáculo de tambores japoneses no se os ocurra perdéroslo porque ha sido buenísimo... Con una puesta en escena sencilla pero ideal. Tan solo eran tambores pero el espectáculo no tenía ningún desperdicio. Las tres mujeres tocaban sus instrumentos sincronizándose al mismo tiempo y traspasándonos a todos unos sonidos cargadísimos de fuerza... Hasta se te ponía la piel de gallina...

jueves, 20 de septiembre de 2007

Ruido en la cabeza

Entrar en la habitación y cerrar la puerta. Encender el ordenador. Abrir la carpeta: Música. Seleccionar una. Colocarse los cascos, subir el volumen y abstraerse de todo. Ganas de olvidar al mundo y de olvidarte de ti misma y ganas de olvidarte de pensar. Llorar un poco. Achicar lágrimas. Achicar mierda. Achicar...

miércoles, 19 de septiembre de 2007

La guerra es nuestra, la lucha también

La mayor parte del tiempo nosotras solo somos realidades escondidas y descartadas. Esto supone encontrarse en medio de una batalla constante donde siempre estamos en guardia. Las más valientes están en cabeza y armadas hasta los dientes. Las menos valientes se mantienen a la zaga. Entre medias muchas otras que se sienten muchos días muy valientes y muchos otros cobardes, miedicas y atormentadas. Palabras sueltas esparcidas por el aire. Bolígrafos sin tintas. Pájaros sin alas.

Llevo poco tiempo en la llamada "bollosfera" (véase, este mundo de blogs de lesbianas) pero el suficiente para darme cuenta del poder que pueden llegar a tener. Me gusta el hecho de alcanzar con solo un click el relato de tantas vidas como la mía, que a veces pueden parecer tan surrealistas y me encanta ese puntito de humor irónico que cada una sabe encontrar a su manera para suavizar un poco el sabor ácido de cada día y darle a su existencia ese caracter tan mundano que muchas veces se nos pierde sin querer.

Me gustaría que todos estos blogs no fueran tanto una minoría en la red y que tubieran una difusión mayor... porque relamente el poder de todos juntos es francamente inmenso. El contador de todos los blogs va aumenta con las visitas y una no puede por menos que asombrarse de las personas que te han leído, te han pensado y en las que quizá en mayor o menor grado has podido influir.

Hay blogs de todo tipo: súmamente reivindicativos, guerreros, inconformistas, diarios de hazañas y batallas comunes, muestrarios de ideas, literarios, poéticos, sarcásticos, satíricos... muchos son un poco de todo, pero sobretodo todos se pueden clasificar con una sola palabra... SINCEROS. Y todos y cada uno de ellos nos dejan ver a las personas que hay detrás de todas esas palabras, a las mujeres guerreras que hay detrás, quizá sin formar un ejército demasiado numeroso a los ojos de muchos pero con unas ganas tremendas de luchar.

Realmente el hecho de "salir del armario" era una cuestión que hasta hace poco yo no contemplaba y ha sido ahora, justo en el momento en que empiezo a hacerlo, cuando me he dado cuenta de la importancia del hecho. Y no hay ni que decir lo mucho que me ha ayudado leer a todas esas vecinas bloggeras contando sus historias al respecto... La "bollosfera" no es una broma ni un pasatiempo cualquiera. La "bollosfera" es nuestro manifiesto. La exposición de nuestras luchas donde relatamos todas nuestras batallas, las perdidas y las ganadas. Queda mucho por hacer, claro que queda... pero ayuda a sentirse menos sola y más valiente saber que "tu ejército" está ahí para luchar contigo. Un pelotón de mujeres sinceras que no puede ni debe tener miedo de luchar porque la lucha siempre es efectiva.

Y como decía mi madre cuando yo era pequeña, frase significativa donde las haya: Adelante mis valientes, con la espada y con los dientes.

martes, 18 de septiembre de 2007

El personaje secundario

Creo que todas las veces de las que se debe haber hablado de Hospital Central en todos los blogs de lesbianas debe haber sido para referirse a Maca y Esther. La verdad es que estoy enfadada con Maca por estar poniéndo los cuernos a Esther con la Cerezuelo (pobre Esther, que por comparación sale perdiendo) y porque encima estoy viendo que la va a dejar colgada con tres críos, que no son pocos! Y ya sé que esto es solo ficción, ya lo sé... pero me enfada!

Dejando de lado el tema, yo he venido aquí a hablar de... Beatriz Segura. Yo no sé que tiene está chica que me encanta. Que mira que es sencilla, que no es una mujer cañón. Debe ser esa carita dulce que yo le veo... no sé y una voz muy agradable que me parece que tiene.

Yo ya me había fijado en esta chica tan maja cuando hacía de Laura en El Cor de la Ciutat y encima van y me la matan en un accidente de coche!! Pues ya me había olvidado yo de ella y de pronto reapareció en Hospital Central y claro... mi admiración volvió a renacer y aunque tan solo es un personaje secundario no puedo por menos que esperar que si algún día me da un jamacuco aparezca ella enfundada en su abrigo amarillo del SAMUR gritandole al musculitos, yo la salvo!! yo la salvo!! Tráememe el desfibrilador!! Y ponle 20 mg. de prispromotrifilteinajdjkhhhh... aunque que venga a ejercer a Barcelona lo veo un poco chungo (obviando el pequeeeño dato de que solo es un personaje de ficción).

Puede parecer una vulgaridad esto de hablar de una mujer en el blog pero lo he hecho por una razón muy simple que yo no sé si le pasa al resto de elementos como yo, que a veces me siento culpable por mirar a mujeres heteros y pensar en ellas. Supongo que debe ser un punto a superar o algo así en este camino de aceptación a mi misma.

Porque me parece a mi que las lesbianas luchamos en dos frentes bien diferenciados pero que están a la vez demasiado complementados. Por un lado está la lucha por la aceptación de los demás y por el otro la lucha por la aceptación de nosotras mismas. Hasta ahora no me había parado a pensar en ello pero es así o al menos a mi me lo parece y hasta creo que es más importante aceptarnos como lo que somos, sin sentirnos bichos raros, que el hecho de que nos acepten como bichos y encima nos veamos con antenas... no?

lunes, 17 de septiembre de 2007

Primavera que no llega

Y entonces de pronto me sorprendió que escuchando una canción la letra me impresionara tanto porque sin conocerme de nada estaba hablando de mi:

Primavera que no llega - Jarabe de Palo

Hoy el mundo ha dao otra vuelta pero nadie me ha avisao,
hoy el tiempo me ha pillao con un lío en la cabeza.
Tirada en la cama, con ganas de nada,
hoy el tiempo se ha parao en la hora que no era.

Hoy el mundo ha dao otra vuelta pero no me ha preguntao,
hoy estoy desafinada, hoy estoy de calabera,
y el alma partida, la pena encendida,
y en la acera me he sentao a esperar la primavera.

Primavera que no llega, primavera que no llega...

Hoy el mundo a dao otra vuelta pero no me ha despertao,
hoy me levanté girada, hoy me levanté de vuelta.
De capa caída, peleada con la vida.
Hoy no estoy pá nadie. Hoy estoy de vuelta.

De vuelta de todo. De vuelta de nada.
De vuelta y vuelta. Tan joven y de vuelta.

domingo, 16 de septiembre de 2007

Soltando amarras


Hoy por la tarde Chica Desencantada me envió un mensaje para quedar. Ante la inminencia de que los domingos no son días que se puedan aprovechar demasiado le propuse ir a la playa un ratito, que en la playa una siempre piensa un poco mejor por eso de que el aire es más despejado y mirar al horizonte te sume en una melancolía agradable, de esas que te permiten perderte en ti misma y explorarte y verte de cerca un poco más.

La tarde ha sido simple pero agradable y así hemos pasado unas cuantas horitas sentadas en la arena y hablando de todo y de nada. Y allí estando sentada me he dado cuenta de todo eso que no acababa de entender hace un tiempo, que porque la gente no puede obligarse a querer a alguien si al fin y al cabo se supone que somos animales racionales y demás. Pero como en la distancia las cosas se ven un poco mejor me he dado cuenta que en esto del amor hay dos partes diferentes, por un lado está la racional y por el otro la irracional.

Yo me encuentro genial con Chica Desencantada y nos podemos pasar las horas hablando sin parar y contándonos los sentimientos más escondidos. Y entonces yo me he planteado si acaso no es eso lo que realmente cuenta y que podría quizá quererla de verdad. Pero me falta un algo especial y ese es el lado irracional.

Con Chica Desencantada he conectado mucho y de verdad pero con ella me falta ese punto de locura, esas ganas que te entran sin planteartelas llegar de abrazar a alguien y de quererla besar y besar. Así que esto del amor es algo bastante caprichoso y nosotros no debemos tener conscientemente la última palabra porque cuando yo le pregunto a mi subconsciente si quiere quererla de verdad, éste no me deja ni hablar, como sabiendo que sin dos piernas no se puede caminar. La izquierda la pierna racional, la derecha la irracional, y así cuando una da un paso la otra le acompaña sin pensar.

Entre tanto Chica Desencantada, a quien le he contado que voy a empezar a salir del armario en lo que podríamos denominar mi círculo más cercano, me ha recordado que le debo una explicación muy grande a otra persona del trabajo que es también muy especial. A ella le llamo mi mami del trabajo porque se preocupa por mi de verdad y además me cuenta millones de cosas de su vida y a veces que me pregunta medio en broma por qué me cuenta ella tantas cosas suyas. Y yo que en realidad, contándole también millones de cosas no le he contado ni la mitad porque la parte más grande de mi, la más sustancial, se la he escondido todo el tiempo.

Al volver a casa y aprovechando el tirón de valentía que da eso del teléfono móvil le he enviado un mensaje a mi mami del trabajo y le he dicho que cuando vuelva a trabajar me recuerde que le tengo que contar algo muy importante que le he escondido hasta ahora. Es probable que sepa de que va pero lo prefiero que así no le coje por sorpresa... que ya es hora de empezar a afrontar la realidad y de enseñarles a unas cuantas personas esa parte de mi que con tanto trabajo me he empeñado en disimular. Y la verdad esto de jugar al escondite se puede hacer muy pesado y ya estoy, francamente, agotada de tanto jugar.

sábado, 15 de septiembre de 2007

De compras y propósitos

A las 16:40 de esta tarde me da por pensar que ya que parece que no me va a salir ningún plan podría salir un ratillo y moverme a hacer algún recado... podría ir a comprarme unos tejanillos (pienso yo) así que cojo mi cochecillo y nos vamos los dos a comprar a la maqui (la maquinista, que está por Barcelona) con la promesa de gastar poco que la materia prima empieza a escasear en mi humilde cartilla.

Yo que me marcho feliz con mi musiquilla y llego allí y aparco y subo del parquing a la zona de tiendas y de pronto me acuerdo. Lo veo todo claro. Se me hace de pronto evidente y pienso: qué me está pasando? Yo, la anticompras, la no-me-gusta-comprar-con-tanta-gente-que-me-agobio, la aquí-hay-mucha-gente (verdad-que-si? no-te-falta-el-aire? Creo-que-me-estoy-mareando!! Mejor-ya-vengo-otro-día-entre-semana)... Pues allí estaba yo que no me había acordado de todo eso, sorprendida conmigo misma... estaré cambiando de verdad? Me quito las gafas de sol, me enfundo el mp3 y allá voy.

Primera tienda: Zara... miro y remiro, me pruebo una camiseta... no me queda bien... mejor que así no gasto.

Segunda tienda: Bershka... uy que tía más tonta... ay niña que te piso... señora que me acaba de empujar... pero tía déjame pasar que quiero coger esa chaqueta... uy que culo más mono tiene esa... ... Me pongo en la cola del probador sintiéndome culpable con una chaqueta muy cara (para mi todo es muy caro) y unos tejanos de la talla 36 que creo me quedarán bien. Esperando en la cola sumo el total si me lo quedo todo y pienso si podría entonces por un casual llegar a final de mes con 40 eurillos... podría ser... cosas más raras se han visto.

Entro en el probador y me pruebo primero la chaqueta... si!!... no me queda bien. Mejor que así no gasto tanto. Me pruebo después los tejanos... nooooo!!!... que me aprietan!!... pero si parecía que me podían entrar... si los que llevo son una 36... Así que pienso lo de siempre, que estaré hinchada por la regla y el calor, que es una excusa que me pongo yo misma aunque no tenga a la susodicha ni haga calor. Por orgullo no me pruebo una 38... me esperaré a que llegue el invierno... a ver si con eso del frío mi culo se hace algo más pequeño.

Ya desmoralizada la gente me molesta... la tienda parece estar repleta... joder!... señora porque se pone ahí en medio... fea... pija... tonta... paso de seguir buscando! No sé para que he venido!

Antes de abandonar el lugar me acuerdo que tengo que acercarme a la farmacia a comprar unas cosillas... entro... me pongo en la cola... espero... uy, una de las dependientas me está mirando disimuladamente... uy, creo que es lesbiana... quiero que me atienda ella!! Si, me atiende!!... de mientras la observo y me planteo eso de como debe estar mi gay-radar y si realmente lo tengo y en todo caso si ella lo tiene y si lo tiene si acaso yo lo parezco... no sé... no es algo que me plantée a menudo.

El caso es que se me enciende el piloto automático y hago un intento de la-voy-a-mirar-así-como-siendo-simpática-y-tal... y me doy cuenta de que no sé ligar!! Mierda... no tengo catálogo ni muestrario... no sé como empezar... se mira fijamente o se mira con disimulo o se sonríe o se entabla una conversación así como casual... total, que después de todo le digo adiós intentando parecer interesante y mi cabeza me dice así por lo bajini: gilipollas. Vale... le digo yo... no seas tan dura... me lo tomaré como un propósito eso de mejorar.

Así que me marcho de allí y me marcho al parquing pensando en dos propósitos nuevos: no comprarme ningún tejano hasta que no me pueda meter en una 36 y plantearme eso de tener mis propias tácticas para ligar... y me vuelve a pasar... no encuentro el coche... y cuando no lo encuentro siempre pienso que la próxima vez, cuando lo deje (justo cuando lo deje, no cuando lo busque!) me tengo que quedar con la ubicación... lo busco y lo busco... idiotaaaaa!... que me dice la vocecilla otra vez... que lo has dejado en la -2!! Que esto es la -1!!

Bajo y por fin lo encuentro, a lo lejos, tan blanquito, enseñándome el morro (que a mi siempre me hace gracia porque yo le veo cara de enfadao, como la dueña con su cara de normal). Y volviendo conduciendo me da por pensar en eso de que los perros siempre se acaban pareciendo a sus dueños (o acaso será al revés, no sé yo) y de que si eso también se aplica a los coches... que este es un poco como yo... Así mono, con sus curvillas, no muy grande por fuera pero por dentro muy confortable, del montoncillo pero con dignidad... Además como es Diesel no pide mucho, como yo, y por poco que lo trates bien es capaz de dejarse por ti hasta el chasis... si... algo se parece a mi... ya me había dado cuenta... adoro a mi coche... y lo juro, este va a ser el único hombre al que pienso adorar.

A escasos kilómetros de distancia

Verdadero pero cierto.

Aquí os dejo la denuncia de la escritora española, Illy Ness, por un ataque sufrido hace muy pocos días en París. El relato es sobrecogedor y una no puede por menos preguntarse como a veces las situaciones se vuelven tan surrealistas.

La denuncia explica como ella y su compañera fueron agredidas brutalmente por la policia una noche cualquiera, al volver de lo que en principio había sido una apacible cena. Es horrendo y sobrecogedor... Yo sinceramente no lo entiendo.

http://www.lesbianlips.es/noticias/ataque-brutal-a-illy-nes-en-paris/1942.html

viernes, 14 de septiembre de 2007

Desconectar... desconectando... desconectada

Me quedan 5 días de libertad condicional... el día 19 vuelvo a las clases. Eso conlleva la vuelta a la falta de sueño, a la falta de tiempo y al exceso de estrés... esto de combinar trabajo y estudios a veces se me hace cuesta arriba, casi una viaje al Everest... pero que le vamos a hacer...

Anoche Chica Desencantada, una buena amiga que conocí en el trabajo, me envió un mensaje para ver si quería quedar hoy, pero yo ya tenía decidido que hoy iba a ser uno de mis días de Relax. Hoy es uno de esos días de querer quedarte en casita, que he tenido una semana movidísima y una también necesita descansar... que si, que ahora también estoy de vacaciones en el trabajo pero y que... a veces una necesita desconectarse a todos los niveles y sumergirse en su pequeño mundo interior y quedarse todo el día en pijamilla y con ese aspecto super sexy de ir con gafas y despeinada y trastear en el cuarto y plantearse eso de hacer limpieza a fondo ante la evidencia de que el armario y las estanterias parecen tener vida propia y los objetos campar a sus anchas en un maremagnum de pertenencias acumuladas... Pero no sé... creo que lo dejaré para otro día!!

Chica Desencantada se enfadó un poco conmigo por no querer quedar y como no le cogía el teléfono por eso de que a veces no te apetece contestar me envió un par de mensajillos algo bordes. A Chica Desencantada le gusto y le gusta quedar para hablar, y a mi también me gusta quedar con ella... pero está harta de escuchar y conformarse con eso de que solo quiero ser su amiga porque me encuentro muy a gusto con ella... pero nada más.

Y como ella tiene novia a mi me da cosa quedar demasiado porque su novia ya me odia lo suficiente... y todas trabajamos en el mismo sitio así que las situaciones son la mar de prometedoras cuando las personas se evitan todo el rato para luego coincidir en un comedor de escasos metros cuadrados y ups... mejor ceno más tarde.

Esta mañana Chica Desencantada, que se ha convertido en una de mis mejores amigas y confidentes, me pidió perdón por ser tan brusca. Y yo que me siento culpable porque no sé si he fomentado eso de gustarle sin querer, por esa tendencia que tenemos los seres humanos de sentirnos a gusto cuando gustamos a alguien justo cuando menos nos gustamos a nosotros mismos.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Gatito gatito ven aquí un ratito!

La curiosidad que mató al gato... Allí está Tania sentada en su escritorio y haciéndole reverencias a su Dios. Tania profesa una religión especial hacia un nuevo ser que descubrió no hace mucho. E indagando e indagando en la filosofía de esa nueva religión, con toda una nueva forma de vida incluida, sus principios le atrajeron tanto que ya no puede vivir un día sin adorar a ese Dios que sustituye a ese otro que llena páginas y páginas de la Bíblia de los terrenales cristianos... mi Dios es el Emule!!

Santo Emule cuanto te adoro! Gracias a ti mi mp3teteca y mi deuvedeteca o como quieran llamarse han empezado a llenarse, cual corazón vacío encontrando sus porqués. Y me descargo y descargo películas de lesbianas, como si de mi Biblia particular se tratase, y así me siento un poco menos sola viendo en mi desastroso portátil (enfermo terminal desde el mismo día en que lo compré... nunca os compréis un Acer! Jamás de los jamases!) a mujeres tan terrenales como yo que hasta entonces no sabía ni que existían.

Mi protocolo es el siguiente. Rezando mis rezos observo y observo día tras día la barra de la descarga quedar más vacía hasta que por fín se vuelve verde y reviso, de salto en salto con el cursor, trozos de la película para ver en que condiciones Dios Emule me la ha otorgado.

Y mierda! Mira tu por donde, un mes para descargarme la última peli para engrosar la lista de mi aciaga religión y justo el cursor del ratón ha ido a dar en el momento en el que la prota se muere! Mierda otra vez... ya me ha vuelto a pasar.

Dichosas manías... nunca voy a aprender!

Impactos

Llevo una hora y media levantada, he conducido un buen rato y aun así no consigo quitarme de encima un mal humor fulminante que me convierte en un ser tan insociable que me resulto insoportable incluso a mi misma. Eso de levantarme a las 7:00 no lo hacía desde hace mucho y más bien me he estado despertando a la hora en que hace tres meses estaba a punto de salir de clase... Creo que me costará muchísimo amoldarme de nuevo a la sofocante rutina habitual.

Estoy en el hospital, acompañando a mi madre que ha venido a hacerse algunas pruebas y empiezo a intuir que esto pasará cada vez más a menudo y que tendré que ir acostumbrándome a asimilar que notaré los efectos de la vejez en mis padres y los veré marchitarse con los años y convertirse en viejecitos insoportables, de esos que se pasan los días atiborrándose a pastillas que calman los efectos de algún dolor que seguramente provocó la ingesta de alguna otra pastilla anterior. No creo que tanta química sea buena para un solo cuerpo.

Yo en la sala de espera y a mi lado una mujer con ganas de hablar y yo sigo con mi estúpido mal humor. Me veo a los ojos de esa mujer como un ser raro y ajeno, una chica escribiendo en un trozo de papel quién sabe qué, mientras ella me relata con todo lujo de detalles un extraño episodio de como una bolsa roja le ha teñido las piernas porque las lleva pegajosas porque se pone una crema para que no estén tan secas. Se me ven las piernas rojas niña? Y yo que intento sonreir y resultar un poco más sociable, para parecerme un poco más a mi madre que hace poco charlaba con ella y que en estos casos es única, capaz de entablar amenas conversaciones en las situaciones más diversas. El gen sociable yo no lo heredé y sigue siendo una característica de ella que siempre me ha asombrado y que por mucho que me esfuerzo no consigo localizar en mi.

Mi madre dentro de una habitación, yo en una sala de espera soportando mi mal humor, sintiéndome culpable por él y sintiéndome a la vez mala hija... muy mala hija. Ella siempre tan solícita, yo siempre tan distante. Debí nacer un poco más social y un poco menos intratable.

Espiezo a deprimirme y para colmo llegan los impactos. Paso a hacerle compañía a mi madre y me la encuentro en una cama, con un gorro verde y con cara de dolor... mierda, ni siquiera me había planteado esto... no venía preparada.

Segundo impacto, mi madre que vuelve a desarrollar el gen sociable y hace de psicóloga-amigacasual de otra mujer que tiene mil dolencias. Impacto, impacto, impacto... lo de esa mujer si que son problemas de verdad y no los míos. Mi vida a su lado parece un cúmulo de absurdos... mientras la mujer relata su azarosa vida (y se desahoga, que aunque con una extraña casual se ha debido quedar en la gloria) y mientras yo, incapaz de articular palabra alguna, mirando con lo que había dejado de ser mi cara de mal humor para convertirse en cara de aguantarme los pucheros que por suerte esa mujer no conocía

Me desahogo enviando un mensaje... estar aquí no me está sentando bien. Odio los hospitales.

Por fin se acaba la espera agónica. Ya me estaba empezando a solidarizar con los asuntos complicados de esa pobre mujer y a sentirme parte de ellos debido a los muchísimos detalles que nos ha llegado a relatar. Salimos de la sala para abandonar el hospital-lugardemilmales, y en el ascensor mi madre decide darme un beso... impacto no sé cuantos... yo como siempre hierática, queriendo corresponder con un gesto que no me sale dar. Mi mente me quiere hacer reaccionar pero mi cuerpo no responde, no hay correspondencia, mi interior está plagado de cortocircuitos.

Último impacto, el certero, el peor que acaba de dejarme machacada es mi madre diciéndome que se siente muy orgullosa cuando le acompaño a los sitios. Y yo que ya no me siento mala sino malísima hija. Estoy bloqueada y deprimida, hoy no es mi mejor día...

Y empiezo de nuevo a pensar que tendrá que llegar el día en que les de la puñetera noticia de que no voy a llevar la vida que ellos esperan que lleve. Que voy a ser un poco más diferente. Un poquito más que un poco. Yo creo que solo un poco. Para ellos seguramente mucho.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Círculo vicioso de lectores

- Buenos días señora Tania (señora, por Dios! Si aún no he llegado ni a la ñ), le llamamos de Círculo de Lectores.. Estamos llamando a nuestros antiguos socios para volver a ofrecerle una oferta que no va a poder rechazar.... bla, bla, bla... Tendrá una maravillosa revista super actualizada cada dos meses con todas las novedades del mundo mundial...

- Perdona (dice la señ Tania), como.... (habla tan rápido en su monólogo que me pierdo)...

- Que tendrá usted dos maravillosos regalos para elegir, una agenda electrónica (me quedaría con eso) y un no sé que más (seguro que la agenda esa no vale nada! pienso después). Solo tendrá que realizar un pedido cada dos meses y si no le satisface nada tendremos unas increibles ofertas por 9'95€ (que no 10)...

- Tania casi convencida, aún pensando en la agenda electrónica que nunca se ha comprado porque son muy caras, pregunta: y si no me convence puedo borrarme como socia o estoy obligada a seguir un tiempo estipulado?

- Solo dos años me dice la amable monologuista. (Solo dos años, no sé ni qué será de mi dentro de una semana).

- Me lo voy a pensar dice la humilde lectorcilla, que soy yo, que está al otro lado del aparato comunicante.

- Por supuesto nosotros no le obligamos a volver con nosotros...

- Por supuesto pienso yo. No me sobra mucho el dinero.... (bueno, quiero colgar que me he dejado la canción a medias y me gusta mucho...). Me lo pensaré amable mujer. Gracias por su llamada, (Hasta siempre).

lunes, 10 de septiembre de 2007

Tegan y Sara

Estas son dos hermanas canadienses. Iguales, lesbianas y muy interesantes. Di por casualidad hace poco con ellas por Internet y me he enamorado absolutamente de ellas. Como el mundo es un asqueroso negocio aquí en España casi ni se les conoce porque no deben parecerles tan rentables como un Bisbal o una Chenoa. Son muy famosas en Canadá y Estados Unidos. Valen muchísimo la pena!

Arrastrando mis cadenas

Los seres humanos tendemos a complicarnos la vida más de lo que deberíamos. Conscientemente o no nos cargamos sobre las espaldas con dudas que solo nosotros entendemos y pensamos que nadie más entenderá.

Este blog existe para decir las cosas como son. Sin mentiras ni verdades a medias, sin cosas escondidas. Este blog existe para hablar de lo que pienso y de como pienso y sobretodo de lo que soy. Este blog existe para gente sincera que sea simple y llanamente como le de la gana ser.

Soy lesbiana.

La palabra puede resultar incómoda a mucha gente pero cada vez me da más igual. Si he de ser sincera hasta a mi me resulta complicado pronunciarla. La cuestión es que ha sido una palabra tan denostada que ni siquiera me suena bien, así que me llamo a mi misma GAY, hasta tener el suficiente valor para no cambiar a otro idioma a la hora de hablar de mi.

Mi historia es sencilla de explicar: solo me he enamorado una vez pero no funcionó. Era de ese tipo de amor que vas arrastrando tras de ti, como auténticas cadenas pesadas. Realmente eran cadenas que yo misma me imponía, pero me resultaba más cómoda culpar a la otra persona para sentirme mejor conmigo misma.

El caso es que cansada ya de mis cadenas me propongo dejar de arrastrarlas. Enterrarlas en la tierra. Olvidarme de su peso. Que se curen las heridas que el roce del hierro me fue dejando en los tobillos donde estaban enganchadas, bien escondidas de la gente.

Mi crecimiento personal empieza a partir de ahora. Ya sin peso que no me deje abanzar, con todo el camino por delante que me apetezca andar.

Creaciones

Dado que últimamente pienso mucho y hablo poco que mejor manera de expresarse que un blog. Este es mi recién nacido y en el me voy a expresar tanto como me apetezca porque ya estoy cansada de guardar silencio, pensar mucho y hablar poco.

Bienvenid@ a mi blog.