miércoles, 31 de octubre de 2007

Por qué existen las supersticiones

¿Por qué somos tan supersticiosos? Cada uno de nosostros, en mayor o en menor medida cuenta con una serie de manías que no puede o no quiere dejar de tener en cuenta. Las supersticiones nos persiguen y nos acompañan desde bien pequeños y en realidad si nos paramos a pensar, ni siquiera sabemos de donde vienen la mayoría de ellas. Muchas de nuestras manías más comunes, justamente esas que suelen repetirse en muchas personas, no han nacido de la nada pero nosotros las contemplamos como propias. A veces seguimos al pie de la letra una especie de reglas no escritas pero siempre presentes en la sabiduría popular e incluso dejamos que a veces esas supersticiones nos afecten y nos hagan pensar que va a traernos demasida mala suerte no tenerlas en cuenta.

Si buscamos en el diccionario la palabra superstición la definición comienza de la siguiente manera: Creencia irracional, heredada de las generaciones anteriores por la que se atribuye un valor sagrado a algunas prácticas o palabras... es decir, que aunque estemos en la era de la informática y estemos inmersos de pleno en la tecnología más actual en nuestro fuero interno sigue habiendo una parte retrograda, atrasada, que cree sin tener en cuenta el porque, que acepta un algo tradicional determinado por elección social... desde luego que cada sociedad o cada grupo social tiene sus propias supersticiones... a continuación lo que podría ser la explicación de unas cuantas de las nuestras.

- Decir "Jesús" o "Salud" cuando alguien estornudo: Se debe a que el estornudo era el principio de muy diversas enfermedades y por eso se pedía a Dios que apartase el peligro de cualquier infección. También se dice que era para evitar que entrara el demonio a través de la boca.

- Pasar debajo de una escalera: Es por el triágulo que forma ésta con la pared. Antiguamente se pensaba que todos los triángulos eran un símbolo sagrado, tanto las pirámides como la trilogía de la Santísima Trinidad y, por lo tanto, era un sacrilegio pasar bajo ese arco.

- Dejar las tijeras abiertas: En Grecia se creía que la moira Atropos cortaba con las tijeras el hilo de la vida, así que de alguna forma los objetos cortantes dirigen el destino y son símbolo de muerte repentina.

- Tocar madera: Un posible origen tiene que ver con los trozos que se conservaron de la Santa Cruz. Otro, proviene de Estados Unidos, donde hace 4.000 años los indios veneraban al roble como la morada de los dioses. Este material simboliza también la protección maternal y aleja el peligro.

- Arrojar arroz en una boda: Antiguamente se tiraban trocitos de dulce a la novia, como símbolo de felicidad y de fertilidad. Pero en la época de vacas flacas se les tiraba trigo o arroz, ya que era bastante más barato.

- Levantar a la novia al pasar por el umbral de casa: Se cree que con este gesto se protegía a la novia de los hechizos, además de evitarle que fortuitamente tropezara al pasar la barrera del mundo exterior al interior e íntimo del hogar, símbolo de mal agüero.

- Ir de luna de miel: El viaje postnupcial proviene de la huida que en tiempos de Atila, rey de los hunos, seguía al rapto y matrimonio de la hija, y se llama así por la costumbre de que los novios bebieran un brebaje durante el viaje que contenía vino y miel.

- El perejil: En la Antigua Grecia el perejil estaba considerado como una planta sagrada que simbolizaba el triunfo y la resurrección. Llevados por esta creencia, los griegos adornaban las tumbas con coronas de perejil.

- Cruzar los dedos: Antes de la era cristiana, existía la costumbre que dos personas enlazaran sus dedos indices formando una cruz para expresar un deseo; una apoyaba a la otra mentalmente para que éste se cumpliera. La cruz, en la era precristiana, siempre ha sido el símbolo de la perfección y en su unión residían los espíritus benéficos. La costumbre se ha ido simplificando hasta nuestros días, donde se da por valido con cruzar dos dedos de una mano.

Y hasta aquí algunas de las que pueden ser las supersticiones más típicas de nuestros días... más viejas que matusalen, vamos!

6 comentarios:

sinfonia agridulce dijo...

te falta la de la sal...en la antiguedad no estaba bien visto tirarla pq era una especia muy valiosa :)

besinos

marga dijo...

la verdad que no tenía ni idea del origen de la mayoría de ellas...
y si me quedaba alguna superstición, se me ha ido cuando la conocí a verónica (ella odia esas cosas, jajaja)
además adoro los gatos negros!!!

RISITOS dijo...

...somos animales de costumbres que heredamos y absorbemos lo que nuestro entorno nos entrega, lo interesante viene cuando queremos y comenzamos a cuestionar y decidimos salir de esa senda "retrógrada" (como tú le llamas) y encauzarnos en nuestro propio mundo ;=)

Abrazos

Sony E dijo...

Y te faltaron varias!!!
los gatos negros
romper un espejo (por que son 7 años y no menos o mas?)
tirar la sal
abrir la sombrilla dentro de la casa
poner la bolsa en el piso
el viernes 13... etc!!!

Pero en fin, yo no creo en las supersticiones porque es de mala suerte...
Jajaja
Saludos y besos

Tanais dijo...

Ahora ya se de donde me vienen algunas de las que yo tengo jeje, muak

kissu&padam dijo...

la verdad es que algunas no sabía ni que eran supersticiones, simplemente lo hacemos por costumbre... o lo hacemos pq sabemos que es superstición pero en el fondo no creemos, lo hacemos por inercia...