sábado, 3 de noviembre de 2007

Cadenas... cadencias... tendencias...

Cuanto tiempo hace falta para curar una herida abierta? No hablo de una herida normal, sino de esas que puedes localizar en el centro mismo del corazón. De esas de las que sólo tu conoces su morfología exacta y su composición. De esas que sólo sangran en silencio. De esas que sólo duelen en una misma y en nadie más a la vez... De esas que te hacen llorar de desesperación... De esas que te quitan el hambre y el sueño... De esas que hasta te apagan la voz... De esas, si, de esas.

Los seres humanos somos muy frágiles, me dijeron hace muy poco. Y yo dije si, como una hoja de papel. Así de finos. Así de débiles. Así.

Cómo somos de frágiles los seres humanos? Somos para todos iguales de frágiles? Fui frágil para alguien y no para todos a la vez. Fui hoja de papel una vez y dejé que el viento me llevase de un lado a otro hasta que dejó de soplar... o hasta que yo me cansé de ir de aquí para allá... quien sabe. Fui sólo excesivamente frágil para ella y ya está. Solo excesivamente frágil para una sola persona. Pero ya para nadie más. Me lo juro. Nunca más.

De nada sirve ir a gran velocidad si los recuerdos te encadenan... dice una canción... De nada sirve...

Pero cuando los recuerdos dejan de encadenarte entonces puedes correr de nuevo tan rápido como el viento. Ya no me encadenan los recuerdos, ya puedo mirarlos objetivamente, ya puedo mirarla objetivamente, ya puedo mirarme objetivamente, ya puedo... y ya voy de nuevo... a mi aire otra vez... marcando de nuevo mis propios pasos... riendo de nuevo a mi manera... cantando de nuevo muy alto...

Ya estoy otra vez marcando el rumbo del viaje... ya vuelvo a tener el timón en mis manos...

Y fue entonces, cuando ya estaba embarcando, cuando decidí no olvidarme de todo... no olvidarme de mi... porque el pasado está para aprender de él y no para olvidarlo porque para que sirve si no... por eso me tengo a mi misma guardada en un cajón especial, para abrirlo de vez en cuando y recordar como era antes... para recordar como no puedo volver a ser... que errores no puedo volver a cometer... que obsesiones no debo volver a tener...

Fui una terrorista de mi misma y una ladrona de mi propio tiempo. Fui una enferma de mis delirios y una saboteadora de mis emociones. Fui una estúpida integral. Fui una timadora de mis ilusiones. Fui una cuentista sin cuento que contar... Fui muchas cosas malas para mi misma. Fui. Ya no lo soy. Solo lo fui.

Y ahora, más que nunca... aquí estoy. De nuevo.

4 comentarios:

iDgi dijo...

Eres mi persona favorita para desahogarme vía email.
Eres mi persona favorita para encontrar canciones nuevas q escuxar.
Eres una gran personita, con un gran corazoncito, con mucho espiritu y gran valentia.
Eres única y encantadora.
Eres divertida y simpatica.
Eres.
Eres.
Eres.


Ahora importa lo q eres, no lo q fuistes...Ahhh!! pronto te llegará un email relatando las aventuras y desventuras de una mallorquina:D

besitoOos!!

Anónimo dijo...

Bienvenida de nuevo a la vida amor,no te cierres...
Besitos

marga dijo...

quién no ha sido otras? bienvenida

kissu&padam dijo...

pero piensa que a veces las hojas de papel, por frágiles qwue sea, también pueden cortar, no son indefensas. Buena idea eso de guardarte para mirar de vez en cuando el pasado y no caer en los mismos errores. El pasado, pasado está, pero ahí está

saludos