sábado, 17 de noviembre de 2007

Como la canción de Paulina

Hay una situación, de entre tantas otras, que me llama bastante la atención cuando la observo. Justamente esos momentos en que te cruzas con alguna pareja (sea hetero u homo) en algún lugar determinado y te das cuenta de que hay algo que falla y no funciona... como cuando te los puedes encontrar sentados a tu lado en algún restaurante y ninguno de los dos se está mirando... y cruzan palabras sueltas con la esperanza de enlazarlas en una larga conversación que luego acaba siendo más breve de lo que se esperaba... y prefieren mirar al infinito como si mirando a los de lejos se encotrarán más a gusto o menos incómodos que mirando justamente a quien tienen más cerca.

Hoy en el trabajo me ha pasado algo de este estilo. Me he encontrado con una pareja y por no hacerles salir y volver a entrar en la sala de cine (porque siempre hay gente que entra antes de que acabe la sesión anteriooooor!) les he dicho que se esperasen en la misma sala mientras limpiaba las cuatro palomitas chorras que la gente había tirado al suelo...

La pareja se ha apoyado en una de las paredes mientras tanto y para mi sorpresa, aunque no parecían enfadados, durante al menos los cinco minutos que yo he estado allí con ellos no se han dirigido ni una sola mirada y mucho menos una sola palabra. Miraban ambos al infinito sin mirarse a ellos mismos, perdidos incómodamente en sus pensamientos conscientes o no, quien sabe, de que algo no funcionaba entre ellos... o en todo caso demostrándome sin querer una teoría que se me viene haciendo cada vez más clara con el tiempo y es que las cosas se ven a veces mucho mejor en la distancia (emocional, espacial y temporal... según el caso) y con una objetividad mayor. Porque si eso era oficialmente una pareja, emocionalmente estaban en las mismísimas antípodas. Parecían dos autómatas. Serios. Mudos. Comiendo ella palomitas. Bebiendo él de un vaso de cocacola. Y nada más.

A mi ver ese tipo de episodios me causa una sensación muy rara, por estar viendo algo que ellos no son capaces de ver... porque cuando escasean las palabras, las miradas, los gestos y todos los pequeños acentos que dan forma a la complicidad establecida en una pareja que cabe esperar? A veces las personas somos duras de entendederas y preferimos cerrar los ojos en vez de abrirlos y mirar para ver un poco más nítidamente las cosas. En realidad no voy a decir que a mi no me pasase algo similar. En realidad no puedo decir que no haya sido en algún momento como esa pareja en el cine. Seguramente si. Quizá por eso me llaman tanto la atención ese tipo de situaciones y quizá por eso les dedico un poco más de atención... no por ser cotilla... sino porque de tan claras las verdades asustan hasta a una misma... quizá para que todo eso que vemos cada día, aunque sea casualmente y por un breve espacio de tiempo, sirva un poquito más de lección para nuestros yos futuros.

Y justo ahora mismo lo que me viene a la cabeza es la letra de esa conocida canción de Paulina Rubio que tanto me viene al pelo: ni una sola palabra, ni besos ni miradas apasionadas, ni rastro de los besos que antes me dabas hasta el amanecer...o... oo... ooooooooooooo!

Y buen fin de semanaaaa!!!!

6 comentarios:

Kichiaya dijo...

Por eso no te preocupes. A veces el silencio es incómodo cuando no hay confianza, pero cuando se es capaz de estar tanto tiempo en silencio sin ser presa del aburrimiento o enervarnos, entonces, habrá amor.

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.

SheAndShe dijo...

Yo encuentro una explicación sencilla, aunque puedo estar equivocada. En mi caso soy super feliz con mi pareja, nos llenamos, nos encanta disfrutar de cada minuto, deseamos mas que nada vivir como vivimo, hacer lo que hacemos...Pero normalmente la sociedad no elige su vida emocional, es imposible que todos/as y cada uno/a de nosotros/as seamos felices viviendo en pareja y teniendo hijos, haciendo las mismas actividades etc, no obstante si te paras a mirar a tu alrededor la gente termina buscando la felicidad en una pareja, posteriormente en los hijos/as etc, como si no existiese otra alternativa posible, de forma que te ves a millones de parejas que salen por salir, que se acuestan por acostarse, que se casan por casarse, que repiten procedimientos y procesos en sus relaciones, que en definitiva se dejan llevar por la inercia y actúan como tal.
Y eso es sinceramente triste, porque la gente está innamovible para cualquier cambio y aunque vistan con vaqueros y "se le haya permitido a la mujer" trabajar, la vida que siguen haciendo hoy es similar a la que sus padres/madres y abuelos/as hicieron en la época de Franco, y es tan aburrido ser el espejo de otros/as...No podría vivir así.
Un abrazo, siempre te visitamos!

tania dijo...

Desde luego tienes razón en una cosa y es que la sociedad nos inculca que el estado ideal de felicidad es sin duda la pareja. Se demuestra en que a muchas niñas les encanta pensar en todo el rollo ese del príncipe azul que nos viene empastado en cualquier película romanticona de esas de pasar el rato.

El error está en pensar que la pareja es por narices el estado supremo de felicidad. La pareja tal y como nos la presenta la sociedad más tradicional, esa que se basa en un mundo donde las mujeres se casan con los hombres y tienen hijos y con los años nietos y entre todos esos años pues tienen que ser por narices los más felices... y ahí vienen los batacazos: divorcios de parejas nada más volver de la luna de miel, divorcios de matrimonios e hijos que sufren las consecuencias, maltratos, violecia de género, hombres que matan a sus mujeres... y la felicidad donde está en todo eso?

Ciertamente, la pareja tradicional no debe ser la más ideal porque los porcentajes de fracaso son demasiado elevados como para pensar que nosotras no lo podríamos hacer mejor.

Son justamente esas parejas las que antes de divorciarse se sentaron en una mesa de un restaurante y no tubieron nada que decirse, o se apollaron en la pared de una sala de cine mirando al infinito como si hubiesen ido solos a ver una película... es ese el error, el estar por estar, el intentar hacer funcionar por narices eso, lo tradicional, el modelo inamovible que acaba siendo el más efímero.

Lo bonito es que como tu dices, en una pareja las dos personas se llenen de verdad, incluso con los silencios... porque realmente hay muchas clases de silencios.

Y gracias por las visitas chicas... lo mismo digo :)

Saludos!!

marga dijo...

no sé si ellos estaban tan incómodos con la situación como vos observándolos, yo creo que a veces simplemente hay gente así de aburrida

salu2

Tanais dijo...

me ha recordado tu post a una pareja...te cuento, un dia estabamos mi chica y yo cenando, al lado habia una pareja que no se dirigio la palabra en la hora que duró la cena, alucinabamos, para eso que se hubieran quedado en casa, deciamos...no se niña...tal vez para ellos fuese algo normal...