jueves, 22 de noviembre de 2007

Indultados... de momento

Soy de naturaleza nerviosa. Yo no suelo notarlo aunque lo sé de sobras, entre otras cosas porque la gente me lo dice constantemente, aunque la traducción de todo esto la veo cada día en el aspecto de mis manos. De sobras es conocida la manía de mucha gente de morderse las uñas y acabar con todo milímetro mordible de ellas. Yo me dedico a otra variante de debastación de mis dedos, los padrastros. Supongo que tendemos a realizar algún tipo de acto compulsivo, nos demos cuenta o no... yo a veces me doy cuenta y otras no, pero el día entero me lo paso en una guerra constante no solo con los padrastros, sino hasta con los hermanastros y el resto de familia política de mis manos... y los peores parados de mis diez dedos son mis pulgares... los pobres están hechos polvo... de vez en cuando intento ponerme tiritas por eso de no atacármelos por unas horitas, pero esa había sido hasta ahora una solución poco efectiva.

Imaginaos en todo caso el pésimo aspecto que a veces muestran mis dedillos, llenitos de cortecillos minúsculos... hasta el punto que alguna que otra persona me ha preguntado alguna vez si me había pasado algo... y yo solo puedo decir con cara de circunstancias que son el estrés y los nervios... que lo hago sin querer.

Esta mañana una compañera de clase me ha traído la solución: un anillo antiestrés... y no, para las que lo habéis pensado no es nada sexual... se trata de un anillo que va colocado en un pulgar (izquierdo o derecho, según preferencias) y que consta de dos aros superpuestos. La cuestión es que uno de ellos es móvil y con el dedo índide y pulgar lo puedes accionar, haciendo que de vueltas constantemente sobre sí mismo. El mecanismo en sí parece simple pero... funciona.

Llevo todo el día con el anillo, gira que te gira y la verdad es que puedo decir que llevo al menos desde esta mañana sin molestar a mis pulgares, que se encuentran regenerándose de sus últimos ataques... indultados por un tiempecito de su constante condena. Espero que funcione y que no sea una solución pasajera... al menos es un artilugio entretenido y estético... ya se verá... Parace al menos una solución interesante... así que si alguien tiene el mismo problemilla aquí tenéis algo que probar...

6 comentarios:

Kichiaya dijo...

Es como el anillo único, el que los gobierna a todos (los dedos), pero a la vez actúa como collar antipulgas, para que no te revientes la familia política.

sinfonia agridulce dijo...

jajajaja, q fort...no lo digo por el anillo sino por los padrastros :)

bss

iDgi dijo...

desde barcelona....un petonaaas!!!

sta nxe concierto eh!! pasalo muuuuy bien!!

LeCaprice dijo...

Si, es como otra mania más, o tal vez para tener las manos ocupadas...espero que te funcione y no acabes mordiendo el anillito...un besito y feliz fin de semana

Sony E dijo...

Jeje pues espero que funcione el anillo para que puedas dejar descansar a tus pobres deditos.
Besos y abrazos!

Tanais dijo...

Has encontrado el anillo???? eh??? jajajaja, me parece a mí que tus dedos vuelven a estar igual jajajjajajajaa, si funciona me dices donde consig uno porque yo hago lo mismo con los padrastros jajajaja y cuandohay partido o tego examen ni te cuento