sábado, 29 de diciembre de 2007

In-de-pen-den-cia

En estos últimos días de este año tan cambiante, donde los acontecimientos le han dado a mi vida giros vertiginosos con cada día que pasaba, me he dado cuenta de que ya era hora, que ya toca hacer el esfuerzo, que ya ha llegado el momento de dar el salto: me independizo.

Acontecimientos que me han hecho decidirlo:

- En junio mi mejor amiga se queda sola en su piso de alquiler y me propuso irme con ella y buscar a alguien más.
- Mis padres, cada día me parecen más padres... y mi madre no acaba de entender que si no quiero comerme un yogur después de la cena no voy a quererlo 1 minuto después ni tampoco pasados otros 3.
- Las ocho llamadas perdidas de mi padre encontradas a las 7 de la mañana al salir de la discoteca, con mi ligue al lado preguntando que pasaba dada mi exclamación: jodeeeeer.
- Tener que dar falsas explicaciones de donde pretendía ir después.
- Tener 25 años y seguir en casa de los papis...

En fin, el resumen de mis últimas razones podría ser ese, a parte de otras más que me están viniendo a la cabeza, pero tampoco es plan de ocupar todo un post criticando a mis progenitores que al fin y al cabo lo de hacer de padres les sale del alma sin poder evitarlo...

Así que he empezado a planear el salto a la independencia. He pedido un aumento de horas en el trabajo para cobrar un poco más... mi jefe en principio no me dijo que no aunque aun no me ha dado el si... tendré que esperar unos días para saberlo con seguridad.

Hoy al levantarme también le he dado la noticia a mi madre, que no se la ha tomado demasiado bien pese a que yo pensaba que iba a verlo de otra manera. Su frase con tono sombrío: bueno, si estás tan mal en casa, allá tu, ya te puedes ir si quieres. Así que he estado un rato intentando hacerle ver que no era por eso, que ya era hora, que ya tengo una edad y que la independencia simplemente me apetece y ya está. Ella ha repetido unas cuantas veces, aun con tono sombrío: que vale, que si, que no me enfado, que no pasa nada... Así que le he dejado espacio para que lo asimile. Porque al fin y al cabo por mucha edad que tenga para ella siempre voy a ser su niña y eso de marcharme de casa le debe sonar a un abandono total de mis deberes de hija, pero de hecho, creo que si me voy de casa podré ser más simpática y mejor persona con ellos que ahora, que me siento como ahogada más de la mitad del tiempo que paso en mi casa y más bien soy algo así como una hermitaña de mi habitación, mi portatil y mis cascos.

En fin... el 2008... a este me lo como también con patatas...

Y feliz año nuevo a todaaaaas!

viernes, 28 de diciembre de 2007

jueves, 27 de diciembre de 2007

Romances casuales

Los romances casuales a veces resultan ideales, cedes una parte de ti pero sin ceder demasiado, sabes lo que hay y lo que no habrá después y sabes que simplemente tienes que dedicarte a disfrutar del momento y de la persona y ya está, porque por algo son romances casuales, porque ocurren sin esperarlos, porque surgen por sorpresa, momentos de atracción revoloteando alrededor de dos personas hechizadas por una sola noche...

Besos y caricias relativamente desconocidas que colman ese punto de necesidad de ser mimada un ratito... esa sensación de estar, justamente en ese momento, profundamente conectada a alguien... creando una secuencia perfecta de acciones complementadas, de partes del cuerpo asociadas a otras partes gemelas no idénticas pero similares y perdidas todas ellas en un amasijo de sábanas y edredón y almohada y oscuridad relativa que deja entrever y silencio relativo que envuelve lo único audible del momento... mensajes cifrados recogidos por manos ajenas y mensajes encriptados recogidos por las tuyas propias... todo a una en una misma proporción de 2 entre 2 igual a 1.

Y en esa danza invisible la secuencia se calma al final, como siempre y en ello que dos se entrelazan compartiendo el sueño y la tranquilidad... así entrelazadas... y la emoción de haberse entregado algo casual pero real, sensato, secreto, compartiendo la intimidad de un abrazo cargado del ambiente que lo ha hecho nacer, de besos tiernos y palabras suaves, que acompañan al devernir del encuentro efímero en una cadencia serena que se prolonga hasta el amanecer...

lunes, 24 de diciembre de 2007

La mañana de las compras compulsivas...

Si es que el consumismo es una enfermedad latente, la tenemos ahí y por mucho que no queramos aceptarlo nos sale de dentro cuando se encuentra en las condiciones adecuadas... y esta mañana las condiciones se han convertido en propicias:
- Tiempo libre.
- Dinero en la cuenta.
- Centro comercial o gran superficie.

Véase, que como al coche le estaban haciendo la revisión no he tenido más remedio que matar el tiempo entre tiendas... así que las cosas han ido cayendo inevitablemente, como en un efecto dominó...

Después de diversos consejos que me hicieron plantear la capacidad del ipod, me he acabado comprando uno de más capacidad de lo que tenía pensado porque la diferencia tampoco era demasiado escandalosa... así que ya tengo ipod y estoy muy emocionada... ya soy de la comunidad ipotiense :)

Luego ha venido el capítulo estresante de la compra de la Wii... mi hermana me ha dicho de buena mañana que mis padres le iban a regalar una así que he pensado que su regalo de cumpleaños de mañana podría ser un juego... yo en principio iba a comprar un juego, solo el juego... a mitad de mañana comienza la acción, la llamo para hablar de que juego le gusta más y me dice que no encuentran la Wii por ninguna parte porque está agotada (pedazo de tirón que está teniendo el producto por cierto) y que están recorriendo Barcelona y no la encuentran por ninguna pare y ya se ven desistiendo...

A mi que minutos después me da por entrar en una tienda y pregunto si quedan y me dice el dependiente que si, pero que mejor me vaya poniendo a la cola porque se acabarán en breve... conecto de nuevo con la sister que me dice que por favor-por favor-por favor intente conseguirlas (porque la niña quería dos, una para su novio y otra para ella) así que me pongo a la cola cual oveja siguiendo al resto de ovejas... me empiezo a impacientar... y eso que bien bien no son para mi... la gente delante mio la compraba como el agua y las cajas que se iban vaciando y cuando yo llego solo quedaban dos!!!!! Así que me he llevado las dos últimas!!!!!...

Llamo de nuevo a la sister que venía de camino para donde yo estaba y le digo que he comprado las dos últimas y la niña alucinaba porque se las había conseguido por los pelos y se descojonaba de risa porque la familia entera estábamos buscándolas en plan compulsivo... así que hoy he sido una supersister de todas todas y no ha estado nada mal la sensación :) Y quien diga que esto de las compras no produce estrés se equivoca, porque si se me hubiese intentado colar algún incauto cuando estaba en esa cola me lo como a bocados!! Así que me he gastado un pastón de golpe y porrazo (pastón que es de vuelta, eso si)... pero ya he entrado en la orbita y he comprado un juego para la Wii bailongo total y una colonia, todo para la sister para que luego se queje de hermana...

Y este es la crónica de mi desfase compulsivo-navideño, así todo junto... que es como tiene que considerarse todo en si... y que conste que normalmente no soy así...

domingo, 23 de diciembre de 2007

Tareas...

Tareas realizadas:
- Ya he comprado el regalo del amigo invisible del trabajo... espero que le guste porque con esto del amigo invisible una no sabe si se está quedando corta o se está pasando...
- Me he comprado el GPS de parte de mis padres y estoy muy emocionada... espero que funcione bien y toda la pesca... tengo que probarlo.

Tereas por realizar:
- En breves momentos y en cuanto publique este post voy a poner patas arriba mi habitación y a hacer una super limpieza (desinfectante) porque cada vez hay más parajes extraños entre los huecos de cacharros, papelajos y ropa acumulada...
- El lunes tengo que llevar el coche al mecánico para hacerle una revisión. Conclusión: sablazo que me van a dar... y no en las fechas más apropiadas... aunque pensándolo bien los sablazos nunca te parece que vengan en fechas apropiadas.
- Comprar el regalo de cumpleaños de mi hermana, que la puñetera fue a nacer el día de navidad, así que le acaban lloviendo regalos por todos los flancos...
- Comprar los regalos de reyes en general... este año tengo ganas de ser muy generosa y creo que voy a tirar la casa por la ventana... o desparramar mis euros si queremos llamarlo así.
- Comprarme un ipod (aipod... ejem, ejem...) porque se me ha roto el mp3 cutrex que tenía y como esto ya me sirve de excusa para comprármelo de una vez me lo voy a autorregalar yo misma ya que este año no tengo ningún amor que se vaya a dejar los euros por mi.

Frase de la semana: voy a dejar a mi novia en breve.
Contexto: una chica que me lo ha dicho tantas veces que ya ni me lo creo.
Mi respuesta: esa es tu frase favorita no? Lo siento pero no me la creo, la he escuchado demasiadas veces.

P.D.: era evidente pero no, la lotería no me ha tocado... mi ansiada independencia ha vuelto a quedar descartada...

P.D.2.: Quién vive en Ripollet¿? ¿? ¿? Alguien me visita mucho desde allí y estamos a un tiro de piedra! Me hace gracia la situación en sí... mira que si me cruzo con esa persona y no lo sé... que curioso.

Saludos a todas y feliz año nuevooooo....

viernes, 21 de diciembre de 2007

Apareció por fin el anillo!!!

El 22 de noviembre, hace casi un mes, escribía alegremente el descubrimiento de un anillo antiestrés que me habían prestado para probar. Tan solo un día después volvía a escribir otra vez, esta vez compungida, que había perdido ese anillo, que además no era mio, aunque estaba segura que debía estar por narices en alguna parte de mi cuarto y sus alrededores, dado que las últimas noticias de su paradero se remontaban a los minutos anteriores a irme yo a dormir esa noche.

Esta noche, a las 03:15 de la madrugada, casi un mes después de interrogarme a mi misma una y otra vez sobre que narices había hecho con ese anillo, recién bajada de un taxi, medio tajada, intentando sacar las llaves de mi bolso, el anillo ha salido disparado de su escondite secreto... y es que siempre me pasa, que guardo las cosas para no perderlas y luego no me acuerdo donde narices las he guardado. El caso es que por fin apareció el anillo aunque, apareció a trompicones, porque salió enganchado de la cuerda del llavero y como resultado disparado hacia el suelo... lo malo es que vivo en un sitio donde no hay manera de encontrar una superficie plana prolongada y pongas donde pongas el pie en la calle o estás cuesta arriba o estás cuesta abajo... según tu posición... y en este caso el anillo ha salido rodando cuesta abajo... ahora es cuando nos imaginamos a la Tania, medio borracha, en un intento por mantener en el bolso todo lo que había resultado disparado junto con el anillo (los klinex y algo más que no recuerdo) y el anillo que ha comenzado a rodar y yo que pensaba: es él!!!... puñeterooo.... ahí estaba!!!... no, ahora no, ahora que te he encontrado, detenteeee!!!... gritaba yo mentalmente.. y el anillo me ha hecho caso y se ha detenido debajo de un camión.. y ahora es cuando volvemos a visualizar a mi persona, medio tajada, con dificultares para mantener su delicado equilibrio, reptando a las 03:15 de la madrugada, bajo el camión de las patata Matutano para recuperar el puñetero anillo que ha aparecido después de un mes... y que ni siquiera es mio.. sino de una amiga que esta esperando pacientemente su retorno... así que allí me he lanzado con irremediable desenfreno... hacia el anillo y al fin, pese a que todo daba alguna que otra curiosa vueltaa mi alrededor, lo he recuperado... y mañana se lo devolveré a su dueña a la que por cierto me he encontrado esta misma noche, más borracha que yo, bailando en plan extásico y muy graciosa en conjunto por cierto... hay que ver, las casualidades de esta puñetera vida!

jueves, 20 de diciembre de 2007

Cuenta atrás

Como sentía que mis manos estaban desnudas esta mañana he ido a comprarme un anillo para mi... así que me he comprometido actívamente conmigo misma. He estado apunto de reciclar uno que tenía muy olvidado en algún lugar perdido en el mapa de mis cosas guardadas, pero luego he decidido que mis manos merecían un anillo nuevo. Nuevo. He ido a unas cuantas joyerías y similares y no acababa de encontrar el mío... no hacían más que preguntarme si era para chico... que manía... no, no es para un chico (esta manía de adjudicar que tenía que ser para un chico ha acabado molestándome un poco a la quinta o sexta vez que me lo han preguntado). Al final he comprado uno de plata, el más sencillo, liso, sin relieves de ningún tipo... es como más me gustan... y lo he comprado en una joyería donde la dependienta no me ha preguntado para quien era, solo si me lo envolvía para regalo o prefería llevármelo puesto... así que he escogido la segunda opción y me lo he llevado puesto.

Llevo todo el día mirando mis manos y me parecen ínfimas, muy ínfimas. Son muy pequeñas y creo que se acentúa más, o a mi se me acentúa más la evidencia comparándola con el nuevo anillo que las ocupa desde esta mañana. Mis manos que no son más que la extensión de mi persona, pequeña como ellas, pero capaces, muy capaces.

Se acerca entre tanto el sorteo de la lotería de navidad y yo que miro mi décimo como invocando a algún espíritu de la buena suerte, como si existiera alguno de ellos, pasando por alto que en la vida todo sucede por el más puro y absurdo azar, aunque inventemos mil historias para convencernos a nosotros mismos de que no es así. Si me tocará la lotería o no, solo lo decidirá la estadística y la casualidad... aunque estoy tan segura de que no me va a tocar que ni siquiera me he permitido pensar lo que haría con el premio... aunque con ello pudiese iniciar mi ansiada independencia doméstica... mejor dicho... ahora si estoy pensando en ello y me estoy imaginando la historia... que humana soy, no tengo remedio alguno.

En todo caso suerte a todas con esos décimos... a ver si cae algo aunque sea de refilón... aunque sea solo un poquito.

martes, 18 de diciembre de 2007

Se acabó

Hay películas que no impactan para nada las mires desde el punto que las mires, pero a veces hay momentos o imágenes o frases en algunas de esas películas que causan más efecto que todo el metraje de la misma en si. De golpe y porrazo la lógica aplastante de algunas palabras te rebota en el cerebro inmediatamente después de entrar como un torrente por tus oídos: "a veces es necesario perderse en mundos desconocidos para llegar a entender el tuyo propio"... y yo que últimamente me pregunto que tiene de malo saltarse tus propias normas para entender porque un día las escogiste de entre muchas otras. Me quedo con la frase, me ha impactado sin esperarlo, ha dado una solidez extrema a mis actuales sentimientos justo en el momento en que se han saltado a la torera algunos de mis antiguos principios, unos cuantos de los más rancios y extremos, unos cuantos de esos que necesitan ser revisados y actualizados o hasta tirados a la basura o hasta quemados hasta la más mínima partícula elemental. Porque me apetece, porque quiero y porque no tengo porque tenerme miedo. Que al fin y al cabo nadie me va a entender jamás más de lo que yo consiga hacerlo.

Hoy por fin he acabado con todas las entregas, todos los trabajos ya están hechos y entregados y todos los exámentes ya están más que liquidados y por fin voy a poder pasar una puñetera noche perdiendo el tiempo sin tener que hacer nada posteriormente evaluable. Un trimestre más. Un trimestre menos. Y unos cuantos kilos menos también de regalo.

Y este jueves, pese al frío nocturno que pueda existir, voy a salir a pasármelo bien que ya me toca. Mini cena de empresa donde asistimos los que no hemos ido a la oficial, mini cena familiar con una parte de las personas con las que más me río en el trabajo y salida a algún local a bailar y desfogar todas las estúpidas tensiones acumuladas este último mes. Y como dije ayer: el jueves lo único que me apetece hacer es pasármelo bien... y el viernes las notas trimestrales que espero sean todo lo positivas que creo que van a ser. Y después a descansar... d e s c a n s a r... qué bien suena esa palabra cuando la necesitas de verdad.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Un día más para el bote

Las distancias son graciosas... hay personas que sientes irremediablemente cercanas aun teniéndolas matéricamente lejos o muy lejos y otras que se te antojan alarmantemente alejadas aunque entre ambos cuerpos solo existan varios metros de distancia. Es lo curioso de las personas, que no sabemos traspasar las distancias más cortas pero nos lanzamos al descubrimiento de las más lejanas.

Tengo un desorden tan grande en la habitación que hasta me da miedo mirarlo... no sé si alguna vez lograré tener esa facultad innata en muchas personas de mantener sus espacios en orden y en pulcritud absoluta... yo lo intento pero el desorden acaba inundándolo todo por derecho propio y a mi se me acaba olvidando que tengo que mantenerlo a raya cada día... seguiré confiando en esos prontos que me dan de vez en cuando y que me hacen ponerlo todo patas arriba y limpiarlo todo de una.

Estoy absolutamente enganchadísima a Damien Rice... creo que por estos lares no es demasiado conocido, pero a mi me tiene absolutamente robada la atención musical... es tan profundo que me cala hasta los huesos, uno por uno... estoy emocionada... como siempre que descubro a algún cantante o grupo que me impacta de todas todas.

Y mis deberes está semana consisten en aprenderme de memoria una canción en griego... se lo prometí a una chica y no me voy a poder negar, porque he tenido que aceptar con resignación que las mujeres son mi debilidad... pero almenos lo positivo de esto es que estoy aprendiendo algunas palabrejas nuevas y si me da por dejarme caer en Grecia no me faltarán dos cosas básicas, el amor y la comida, porque se decir te quiero y pan... y por algo se empieza, la verdad... así que me aprenderé esa canción a ver si así la consigo impresionar aunque sea solo un poquito.

Y entre todo esto ya ha llegado el frío en este desordenado medio ambiente que hemos creado nosotros solitos y mi nariz vuelve a declararse tempano de hielo las 24 horas del día como siempre me pasa... como cada invierno.

sábado, 15 de diciembre de 2007

Se está acabando ya... otra vez

El calendario me ha dicho que solo fantan 15 días para que acabe el año y yo me he vuelto a sorprender, como me viene pasando cada fin de año, porque los días se pasan realmente volando. Y no quiero ser exagerada al decir que no me doy cuenta pero que si, que me estoy haciendo mayor por segmentos computables de vida, que van añadiendo a mi veintena un decimal marginal a la derecha que va aumentando con los años, camino ya de la treintena...

Mi lote de navidad vuelve a ser mísero de todas todas. Y este año se me hace más evidente cuando miro el lote de mi hermana, siete años menor que yo, siete años más rebelde que yo, siete años menos asentada que yo misma... y tiene un lote de navidad que debe hacer el triple del mío... así que vuelve a hacérseme evidente esa moraleja tan decepcionante que me explica que las cosas no tiene ningún puñetero sentido en realidad y que aunque para mi no sea igual 8 que 80 al fin y al cabo que más da... mi lote es el más mísero de este año en mi hogar.

Una parte importante de las personas con las que más me comunico últimamente está de viaje... dos en una punta del mundo y la otra en la otra punta del otro... y yo desde aquí pienso en las diferencias alarmantes que a veces me dan collejas en la cabeza... y también pienso en que uno de estos días, cuando pueda, me voy a pegar unas santas vacaciones donde voy a desconectar de todo lo desconectable posible elevándolo todo al cuadrado... para que la desconexión sea absolutamente total y hasta me olvide si es posible de mi nombre.

Y las navidades vuelven a ser un año más nada navidables para mi, simplemente trabajables. Trabajo el día 24, trabajo el día 25, trabajo el día 26, trabajo el día 31, trabajo el día 1 y trabajo el día 6... además de los días normales laborales que evidentemente también voy a trabajar... pero no sé de que me quejo, si luego mi jefa se equivoca apuntándome como festivo uno de esos días y yo voy como una idiota a decirle que quiero trabajar también ese festivo... total, que voy a hacer el día 26 en casa con todo cerrado, pudiendo ganar más dinero con las horas extras... y al fin y al cabo una buena parte de mis amigas está en ese trabajo.

Y entre las siguientes cosas que voy a hacer próximamente está ir a comprar los regalos de reyes de mi familia, a quien les voy a regalar la luna y las estrellas si me caben en las bolsas y a comprarme mi regalo de navidad de parte de mis padres: un GPS. Vale una pasta perooooo... carretera y manta... carretera y manta...

jueves, 13 de diciembre de 2007

Cumplemes de mi blog y otras cosas...

No me había dado cuenta. Se me ha escapado dos días la fecha de mi cumplemés con este blog... y parece poquito tiempo, lo sé, de hecho no es mucho, pero creo que han sido los tres meses más determinantes de toda mi vida porque he crecido más como persona que en 25 años de deambular por el mundo... supongo que era simplemente el momento adecuado de mi evolución en el mundo... en todo caso me tomo el 10 de septiembre de 2007, día en que abrí este blog, como el aniversario de mi salida del armario.

Últimamente las transformaciones se me hacen más que evidentes o yo me fijo más en ellas en mi afán analítico elevado a la enésima potencia que gasto últimamente... de hecho ya han recaído algunos de esos cambios en algún que otro post. La transformación de la que hoy voy a dejar constancia hoy es la de los abrazos, mimos y dedicaciones varias que voy intercambiando con las personas que me rodean... O yo me he vuelto más cariñosa con mis amigas en general o mis amigas se han vuelto más cariñosas conmigo... supongo que se trata de un tomaydaca... yo me he abierto por completo a ellas saliendo del armario y ellas debe ser que se sienten más cercanas ahora que no les escondo na de na...

Sea por lo que sea, creo que he repartido más abrazos a la gente en general en todo este tiempo que en toda mi vida... de hecho creo que me he convertido en una especie de muñeca abrazadora y he descubierto con ilusión que realmente los abrazos son francamente terapeúticos, sobretodo cuando vienen de las personas a las que te sientes más cercana.

El abrazo que más me ha sorprendido últimamente me lo han dado justamente hoy una de mis profesoras y creo que realmente no me había pasado nunca hasta ahora. Era su cumpleaños y es una mujer muy agradable y muy comunicativa, se implica muchísimo con los alumnos y es capaz de sentarse a la mesa a hablar tranquilamente contigo de mil temas... la mujer es un caso pero la verdad es que se hace querer. Hoy nos ha sorprendido a todos llevando bombones y un panetone a clase y le hemos cantado cumpleaños feliz. Cuando me he acercado darle un beso ella me ha abrazado y no me lo esperaba y ha sido simplemente genial.

Últimamente están pasando cosas a mi alrededor que me están haciendo recobrar las ganas de creer, más que en la humanidad, en las personas... y es que realmente hay muchas personas que tienen tanto por dar y tu tanto por darles a ellas que reconocerlo y disfrutarlo es, creo, una de las mejores revelaciones que se pueden tener en la vida... porque a veces las mejores cosas en la vida no son caras ni difíciles de encontrar (como leí no sé donde no hace mucho)... solo están ahí esperando su debido reconocimiento.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Acción - Reacción

Soy capaz de engancharme a la misma canción durante horas enteras y pasarme días y días devorándola por completo, desde la melodía a las palabras pasando por todos los instrumentos... me la trago una y otra vez... me encanta la música, es mi vicio personal... así que desde hace unos días en que entró (bueno, volvió a entrar) Tina Turner y su "You're simply the best" por mis oidos no la dejo de escuchar... esta canción es realmente genial, es de esas que te animan, de las terapeúticas que te sacuden la modorra emocional y te sitúan las neuronas en el nivel más alto de acción-reacción en que pueden colocarse.

Ahora mismo mis cascos me la cantan a toda pastilla y yo muevo la cabeza rítmicamente y con ella mis hombros mientras estoy escribiendo esto en mi desastroso portatil (que por cierto, ya ha cumplido un año y sigue funcionando... creo que hemos aprendido a respetarnos) y es que estoy animada de veras... después de dos semanas con un nivel de estrés que me está llegando no solo hasta las cejas, sino hasta la coronilla y los desvelos miles que se me repiten rítmicamente cada día y las porciones de sueño del tamaño de un neutrón y un agotamiento sigiloso y malsonante encadenado a mis pequeños pies y una alimentación más escasa de lo que debería ser... pues después de esas cosas tan típicas de todo buen estudiante las cosas están saliendo bien, si, como debe ser... las notas me están alegrando a cuentagotas y yo las recibo con un entusiasmo personal, que solo entiendo yo, que soy la que apostó hace unos años por complementar trabajo y estudios al unísono... en un experimento personal que mis diferentes estados de ánimo soportan día tras día con la paciencia de un empático filósofo griego...

Así que ahora me permito decirme a mi misma: ya estás a mitad del camino pequeña... no te rindas y sigue así, con orgullo y con dedicación, aplicando la misma puñetera intensidad a cada una de las horas que pasan por tu reloj... así está bien... ya queda menos... bien hecho hasta ahora.

Y muchos besos a todas... y dosis desproporcionadas de ánimo a las que estéis igual por supuesto!

martes, 11 de diciembre de 2007

Murphy, el invitado especial de honor

No falla... ya puedes hacer previsiones de todo tipo que no falla! Ya puedes comprar cartuchos de tinta extra por si acaso se te acaba la tinta a mitad de impresión... que Murphy te aplica la ley con justicia, como si se tratase del mismo Talión jugando al ojo por ojo y diente por diente...

Yo persona previsora e intentandome adelantar a los posibles acontecimientos... y resultó ser que a mitad de impresión de los trabajos la tinta se acabó. Fue entonces cuando Tania sacó los cartuchos comprados el día anterior para evitar sospresas de última hora (pensó ella ingenuamente) y cuando fue a colocarlos resultó ser que no eran los correspondientes... cosa que no entiendo porque de forma eran exaaaaaaactamente iguaaaales... pero como mandan los puñeteros chips... amiga tecnología cuanto te quiero.

En esto que pasando por alto mi imagen personal me lanzo a la carrera al centro comercial antes de que lo cierren y cuando llego a la tienda en cuestión me encuentro que se ha acabado la tinta que busco... porque como se acerca navidaaad... me dice el señorito dependiente... (como se acerca navidaaad la gente compra tinta de impresora parece ser).

Se acerca la hora del cierre y decido irme a otro centro comercial donde hay otra tienda de la conocida marca que teóricamente toooodo lo tienen... de camino parece que estoy metida en medio de un rally... sorteo caracoles... (o la gente iba muy lenta o a mi me lo parecía)... llego y horrooor... necesito tres cartuchos y solo hay dos... el dependiente ve mi cara de espanto y baja amablemente al almacen a buscarme el que me falta y cuando me lo da le doy mil y una gracias sinceras... muy sinceras...

Balance: dos horas perdidas buscando cartuchos de tinta.
Sensación: Murphy tio... de que vas?
Moraleja: no la hay... ya puedes hacer previsiones de todo tipo, que cuando hay una impresora de por medio nunca se sabe lo que te puede llegar a pasar.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Simply the Best...

Para todas las personas que os coméis el mundo con patatas fritas y que abanzáis cada puñetero día con la cabeza bien alta, con orgullo y con mucho temple y en especial para las que estais ahí... al otro lado... para las personitas geniales que me he encontrado gracias a este blog... y muy especialmente para valladolid, donde está mi panolis favorita que me ha insertado esta canción, mitad en el cerebro y mitad en el corazón (eh que si majaaa)... para todas vosotras en general... YOU'RE SIMPLY THE BEEEEEST.

sábado, 8 de diciembre de 2007

Entre olores

Hablemos de perfumes y aromas. Hay una cosa que normalmente suelo hacer por defecto, y es que lo huelo todo... soy de esa clase de personas (bueno, supongo que no es algo demasiado extraño) que necesita oler las cosas (claro está, siempre que sea posible) para entenderlas del todo, para comprenderlas en todo su contexto.

Lo hago por ejemplo con los libros, huelo cada libro que cae en mis manos, lo abro por la mitad y encajo ahí la nariz, porque tengo la teoría personal y extraña de que cada libro tiene su olor, y en mi cabeza imaginativa esos olores se deben a las historias que contiene cada uno de ellos... por eso los huelo al acabarlos, porque el olor me ayuda a darle forma en mi cabeza a la historia completa, cuando ya la he leído toda y ya conozco hasta el más mínimo detalle. Así que el olor es como un detalle más de los libros que caen en mis manos: mis ojos leen, mis manos tocan y mi nariz registra.

Huelo cada material que cae en mis manos en clase... cualquier tipo de papel (según el ambiente que le ha rodeado guarda un olor determinado), fibras vegetales, pergaminos (cada piel tiene su olor según el animal del que provenga)... incluso materiales sólidos como maderas o rocas y todo aquello con lo que me pueda encontrar... pienso en general que es un tipo de información, la olfactiva, que mucha gente pasa constantemente por alto pero que es francamente tan importante como la visual y la táctil.

Otro punto curioso donde mi olfato hace de las suyas es, evidentemente, en los olores de las mujeres. De las chicas que han pasado por mi vida (parece que sean muchas, pero no) me ha encantado siempre el olor que tenían y de hecho supongo que es una de las características más importante para mi: que huelan bien. Y me refiero a ese olor natural, al aroma que cada una trae de fábrica, a ese olor dulce que tiene cada mujer. Por eso mismo el hecho de que las colonias de ellas se queden en mi ropa, me gusta mucho, y es muy tonto pero cierto porque el hecho de que me venga el aroma sin esperarlo, por eso de que la corriente de aire lo lleva a mi nariz, me dibuja una sonrisa agradable porque me evoca sin duda a la persona que ha dejado ese olor en mi ropa.

Por esta misma razón, en esos típicos momentos en que pasa alguien muy pegado a mi, en eso que invaden tu espacio vital de manera que puedes oler lo que sea que desprendan (buen o mal olor) intento contener la respiración para no olerle y en este caso me da igual que sea hombre o mujer. Pero es que la cuestión de los olores personales para mi es francamente importante y eso de oler a un desconocido así como así me da reparo y por eso si puedo lo evito.

Y este es un post extraño, lo sé... pero que más da... es lo que soy.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Envirusada

La inmunidad de que presumía conmigo misma ha caído del pedestal esta misma madrugada. A mi, que no me pican los mosquitos en verano, a mi que la gripe en sí misma con toooodo lo que conlleva todavía no me ha visitado en la vida, a mi que me pensaba que pasaba desapercibida para todos los virus que se reparten en masa jodiendo durante una temporada con los mismos síntomas a todo personaje que hay a mi alrededor...

Y ahora, hoy, a las 09:10 de la mañana y en pleno puente, con una importante lista de trabajos de clase por hacer y teniendo que currar toooodas las puñeteras tardes, me encuentro escribiendo esto, conquistada de pleno por mi primera gastrointeritis (y sigo con las primeras veces) que me ha hecho pasar una noche de perros donde las visitas al lavabo se han convertido en viajes recurrentes.

Acompañada de una manzanilla (ni un maravilloso café con leche puedo ingerir, snif, snif...) parece que me haya pasado un tren por encima y que en el estómago haya una fiesta universitaria de esas donde todo dios se desmadra. Y si no fuera porque en el trabajo estará la princesita hoy hacía campana... y hubiera sido el primer día en casi tres años en que lo hubiese hecho.

... Creo que ni siquiera me ha sentado bien la manzanilla... buf!!!

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Empiezan las primeras veces...

De días buenos y días malos hay bastantes y según las épocas abundan más los unos que los otros. También los hay de esos intermedios, incatalogables, que ni tiran para un lado ni para el otro, que ni te despiertan ni te dan sueño, que ni te hacen andar más rápido ni quedarte barado en un punto determinado. Uno de tantos. El mío hoy si es catalogable y lo voy a poner en la balanza con los días buenos por decreto ley.

Por un lado mi examen me ha ido bastante mejor de lo que yo misma había previsto. La verdad es que no había calculado demasiado bien la ecuación entre tiempo dedicado y páginas de apuntes y esta mañana he tenido que apretar el acelerador de mis neuronas para hacerlas funcionar a todo trapo durante dos horas y media antes del examen. De hecho me han quedado algunas cosas en el tintero. Eso no me gusta hacerlo, mi estado ideal de tranquilidad es estudiar el día de antes y el día del examen no mirarme nada... así que esperaba algún sustillo... pero me ha ido bastante bien la verdad y ahora a esperar la nota, que eso ya es otro cantar.

Por otro lado, la segunda parte del día ha sido la del premio. Hoy no trabajaba pero he ido a buscar a la princesita a su casa y la he llevado al trabajo. Hoy era la primera vez que se subía en mi coche. Y cuando lo ha hecho me ha inundado el ambiente con esa colonia suya que empieza a resultarme agradablemente particular y que se dejó olvidada en el cuello de mi polar el sábado pasado, dejándomela de propina para el resto de la semana. Le había grabado un CD con un grupo muy cañero que le encanta y que me descubrió gratamente el otro día... le he puesto su canción favorita nada más subirse y se ha puesto a cantar con ese pedazo de dominio que tiene del inglés... definitivamente esta chica tiene un punto de locura peculiar que me encanta...

Luego la he acompañado hasta la puerta y me ha plantado unos cuantos besitos en la cara.. creo que 4... mientras me daba un abracillo... y ahí mi cabeza se ha sumergido por acoplamiento de abrazos entre su chaqueta y su cabeza, justamente en su cuello, justamente en su colonia... y si, como le he dicho: creo que no te miento si te digo que la razón de que esté tan contenta últimamente eres tu... y ella ha sonreído mostrándome una más de esas pedazo de sonrisas que me viene regalando últimamente, adornada con un gracioso tono de sonrojo extra... y luego se ha marchado diciéndome en voz alta: y ahora no me mires el culo!... y claro está se lo he mirado... basta que me lo haya dicho para querer hacerlo... jajaja... y me encanta.

martes, 4 de diciembre de 2007

A estudiar...!!!

Pocos ratos para dormir, pocos ratos para pensar, menos aun para descansar... mal humor por las mañanas, cafés con leche a destajo... apuntes por un lado, apuntes por el otro, fotocopias por aquí y otras tantas por allá... fechas de entrega cada vez más cercanas, trabajos que hay que empezar, trabajos que están empezados y hay que acabar... desorden apocalíptico en mi cuarto... lecheeeees!... estoy de exámenes... y como se nota!!!!!... y como hecho de menos poder hacer mis rondas blogueras para visitaros a todas... pero os llevo en el corazón... jajaja.

Saludos family!!

lunes, 3 de diciembre de 2007

Probando: uno, dos, tres...

Sinceramente: estoy cambiando.

Llevo tiempo pensando y es verdad, estoy en un momento muy cambiante de mi vida, mis principios y mis finales están en una especie de metamorfosis. A día de hoy me encuentro inmersa en un cambio paulatino de mi misma y de mis formas de ser y estar en el mundo.

Nunca pensé que el hecho de salir del armario fuera francamente tan determinante, pero lo ha sido, sin duda. Después de ese momento hay un antes y un después radical en mi misma.

- Sacrifiqué los restos de mi relación más importante hasta la fecha porque simplemente entendí que, pese a lo que me hubiese gustado que pasase, no había otra opción... porque cuando dos personas se gritan en un coche y casi ocurre un accidente hay algo que tiene que modificarse.

- En dos meses he dejado de llorar con la misma intensidad que antes, de hecho no consigo recordar la última vez que lo hice aunque si la última vez que quise hacerlo... por una cortina estúpida... pero ni siquiera me lo permití porque ya no valía la pena hacerlo más.

- Ayer en el trabajo me sorprendí a mi misma con un nuevo comportamiento. Definitivamente, estoy cambiando... Ataqué con un arsenal de mimos a la princesita, me dejé llevar y rompí algunas barreras y a ella la llevé a un extremo donde no pudo más y estalló. Y casi la hice llorar. Luego hablamos largo y tendido y me dejó ver que le estaba removiendo tantas cosas que por su bien era mejor que parase. Porque incluso le he provocado una ulcera y esto, sinceramente, ha sido lo peor. Comprobar que con mi egoismo le estaba haciendo un daño verdadero, tangible.

Lo necesitaba. Una parte de mi necesitaba que ella me parase los pies. Esa parte de mi, la metamorfósica, que está comprobándose a sí misma continuamente. Midiéndose de nuevo a conciencia. Como si estubiese en un momento de mi vida en que necesito traspasar mis propias líneas trazadas tiempo atrás, que ahora me parecen más difusas que nunca. Tirar abajo mis barreras más viejas y edificar en los puntos estratégicos otras nuevas más potentes, más de acuerdo con la persona adulta que se está formando.

Por eso tengo la sensación que estoy investigando el terreno, comprovándome, midiéndome... y es que lo dicho, que salir del armario me ha cambiado y me ha dado un puntito diferente y radical, porque sinceramente yo antes no era así... pero ahora si lo soy... y no me molesto a mi misma, de hecho me gusta, medirme, comprobarme, verme... saber verme... entender que mi vida puede de nuevo ofrecerme cosas cuando yo pensaba que ya había conseguido las normales, las más típicas... verme de nuevo en acción, viviendo con intensidad cada segundo y aprovechando de pleno cada nuevo día.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Metamorfosis... de mis principios

Ayer la princesita tenía frio y aunque yo no trabajaba fui expresamente al trabajo a dejarle mi polar, el polar del uniforme que a ella aun no le han dado... por la mañana me había dicho en un mensaje, acompañado de una carita triste de esas que pones en los mensajes, que hoy no iba a tener polar porque yo no estaría por allí para dejárselo... así que fui a dárselo y además le metí en el bolsillo una piruleta en forma de corazón, para que cuando se lo pusiese se la encontrase sin esperarlo... la verdad es que me gustaría haberle visto la cara en ese momento... luego me dijo que era un solete...

La sensación que más se me está repitiendo estos días es que voy oscilando por peso entre los polos opuestos de mi propia moralidad, de mis principios, antes tan aprisionados en un mismo renglón y ahora tan equidistantes. Como si de un balancín se tratase, como esos que había en el parque donde jugábamos cuando niñas, esos que por el propio peso aplicado a cada extremo te hacen tocar el suelo o casi el cielo... pues así me encuentro yo, como duplicada en los dos extremos de un balancín, provocando la oscilación de mi persona entre querer apartarme del tema y entre querer implicarme de lleno...

Solo que ahora no basta con bajarse del balancín para olvidarse del tema, y ahora no somos niñas jugando en el parque... ahora soy, si lo pienso fríamente, el elemento ajeno que se está metiendo entre medias de una relación, mantenida a distancia, pero al fin y al cabo una relación. Y no voy a decir que me siento orgullosa, más bien todo lo contrario... pero no lo puedo evitar. Además la princesita me sigue el juego y a mi me encanta verla pendiente, para que negarlo, con lo cual aquí estoy, jugando sucio para la opinión de la gran mayoría aunque para mi en todo esto no haya más que una limpieza (insultante)...

Que vida más complicada... o como me dijo sabiamente una amiga de clase el otro día en uno de esos pensamientos profundos y extensos, al más puro estilo Nietsche: putas relaciones humanas...