jueves, 20 de diciembre de 2007

Cuenta atrás

Como sentía que mis manos estaban desnudas esta mañana he ido a comprarme un anillo para mi... así que me he comprometido actívamente conmigo misma. He estado apunto de reciclar uno que tenía muy olvidado en algún lugar perdido en el mapa de mis cosas guardadas, pero luego he decidido que mis manos merecían un anillo nuevo. Nuevo. He ido a unas cuantas joyerías y similares y no acababa de encontrar el mío... no hacían más que preguntarme si era para chico... que manía... no, no es para un chico (esta manía de adjudicar que tenía que ser para un chico ha acabado molestándome un poco a la quinta o sexta vez que me lo han preguntado). Al final he comprado uno de plata, el más sencillo, liso, sin relieves de ningún tipo... es como más me gustan... y lo he comprado en una joyería donde la dependienta no me ha preguntado para quien era, solo si me lo envolvía para regalo o prefería llevármelo puesto... así que he escogido la segunda opción y me lo he llevado puesto.

Llevo todo el día mirando mis manos y me parecen ínfimas, muy ínfimas. Son muy pequeñas y creo que se acentúa más, o a mi se me acentúa más la evidencia comparándola con el nuevo anillo que las ocupa desde esta mañana. Mis manos que no son más que la extensión de mi persona, pequeña como ellas, pero capaces, muy capaces.

Se acerca entre tanto el sorteo de la lotería de navidad y yo que miro mi décimo como invocando a algún espíritu de la buena suerte, como si existiera alguno de ellos, pasando por alto que en la vida todo sucede por el más puro y absurdo azar, aunque inventemos mil historias para convencernos a nosotros mismos de que no es así. Si me tocará la lotería o no, solo lo decidirá la estadística y la casualidad... aunque estoy tan segura de que no me va a tocar que ni siquiera me he permitido pensar lo que haría con el premio... aunque con ello pudiese iniciar mi ansiada independencia doméstica... mejor dicho... ahora si estoy pensando en ello y me estoy imaginando la historia... que humana soy, no tengo remedio alguno.

En todo caso suerte a todas con esos décimos... a ver si cae algo aunque sea de refilón... aunque sea solo un poquito.

2 comentarios:

LeCaprice dijo...

Que la suerte te acompañe en todos los sentidos niña. Dejame algo para mi...jejejeje. Si, las dependientes Y los..tienen esa mania..¿para chico?, seguro que es un anillo precioso, enga pues, a llevarlo con orgullo. Un abrazo

http://blogs.ya.com/souldreamer/ dijo...

Uy que bonito anillo llevas no? jejej
A ver si hay muuuucha suerte con esa lotería... y a por la independencia doméstica!

Un beso