miércoles, 9 de enero de 2008

Palabras sueltas

Así que amparadas a la penumbra de aquel rincón tranquilo, donde nadie las veía, donde el mundo las dejaba a parte por un lapso determinado de tiempo, las dos se sinceraron la una con la otra. Las dos se contaron con palabras punzantes pero reales la verdad que se reflejaba en sus caras, la ansiedad de los segundos que les golpeaban en la mente con desgana... allí una le dijo te quiero con la mirada y la otra no pudo decir nada... que eres tu lo que buscaba, que eres tu el camino que debí seguir en realidad, que eres tu y no ella... y que más da pensaba la otra, si en realidad lo que nunca voy a poder decirte es que en realidad yo por ti no siento nada.

5 comentarios:

LeCaprice dijo...

No puedes quedarte ahí de pie, la vida no se queda ahí delante esperandote tienes tu que ir a buscarla.....bueno no buscarla sino perseguirla, ir detrás de ella. Un fuerte abrazo y recuerda aqui estoy para lo que haga falta. Cuidate

LeCaprice dijo...

Se me olvido, alumentate bien.Un besito

Giovanna dijo...

gracias! ya se a quien le voy a pedir q me de clases!!!! ;D

bssssssssssss

por cierto, es una pena cuando el amor no es correspondido...me gusta lo q has escrito! :D

Giovanna dijo...

bueno, no pensaba q fueses tu exactamente...mi comentario era más en general, pero en todo caso, me alegro q no seas tu, siempre es "mas agradable"( dentro de la agradabilidad de la situación, claro! ;D ) estar al otro lado

bssssssssssssssss

Lucía dijo...

Cómo andas? espero que estés un poquito mejor! Definitivamente escribes impresionante! mil besitos guapa