viernes, 8 de febrero de 2008

Sin novedad en el frente

Después de llevar una semana con un remolino de sentimientos que me han hecho sacar en el blog la parte más divagadora de mi misma, hoy me apetece hablar de naderias, que también las tengo y que no tienen porque ser discriminadas por no suponer un hecho trascendental y determinante en el orden mundial de mi vida.

- Normalmente suelo aparcar bien, con más o menos acierto y más o menos rapidez, pero hoy, de buena mañana y con un espacio enooooorrrrmeeeee creo que he realizado uno de los peores aparcamientos de mi vida de conductora... he debido darle al coche de delante algo así como 10 veces y solo espero que no me haya visto nadie desde ningún ángulo posible porque me repatea en exceso pensar que alguien puede estar pensando esa trillada y ridícula frase machista: mujer tenía que ser...

- Me he enfadado con una chica de clase porque estaba en babia... no quiero pasarme de lista, pero eso de quitar la "tara" de los cacharros que utilizas para pesar lo que sea en una balanza de precisión no es de sobra conocido? (Al menos en el mundillo estudiantil en el que me muevo)... Parece que no... y ante la pregunta de ella... eso que es?... la explicación breve por mi parte de lo que era... y la posterior comprobación de que no me ha hecho ni caso y que hemos desperdiciado una cantidad de un determinado producto y el consiguiente tiempo de preparación del mismo, cuando me habían dejado a mi de responsable durante unas horas (lo cual me estresa en exceso), ha provocado que me saliese el genio y creo que la he anulado... y no me gusto así. Me veo desde fuera y me criticaría por enterada porque yo no soy quien para hacer sentir mal a nadie...

- Me encantan las berengenas rellenas de mi madre... disfruta comiéndolas...

- He trabajado aunque hoy no me tocaba hacerlo... soy idiota, no sé porque le hice ese cambio de turno a mi compañero para que él se fuera de cena de no sé que cumpleaños sin pararme a pensar que esta semana voy a trabajar un día más de la cuenta hasta las tantas... a veces no pienso en mis necesidades tanto como en las de los demás y me mortifica pensar que tendría que ser, de vez en cuando, un poquito más egoista... pero luego vuelvo a encontrarme en situaciones similares y sigo cogeando del mismo pie... creo que simplemente no tengo arreglo...

- He visto a una mujer preciosa en el trabajo... de esas que tienen una cara hermosa, bien hecha y bien construida... era simplemente preciosa y me han entrado ganas de decírselo, pero no lo he hecho... simplemente la he mirado como quien mira una escultura o un cuadro... simplemente admirando desde fuera y nada más...

- No sé porque me quejo por las mañanas de sueño y de que duermo poco a lo largo de la semana si luego llego a casa después del trabajo y me voy a dormir a las tantas... como esta noche otra vez... así que me retiro espiritualmente a mi catre a descansar medianamente para mañana empezar otro día más de naderias diversas.

Saludos!

4 comentarios:

marga dijo...

que descanses...

las berenjenas rellenas con carne picada y gratinadas son lo más!

Jei dijo...

entiendo como te has sentido con tu compañera de clase. Yo hice sentir mal a una compañera de trabajo porque, aunque creo que tenía razón, hay muchas maneras de decir las cosas.

si es que internet engancha... yo tb me muero de sueño :D

besitoss

kissu&padam dijo...

lo de los cambios de turno.. supongo que lo hacemos porque cuando nosotros necesitemos que nos cambien pues nos gusta encontrar algo de solidaridad, porque las razones de cada uno para pedir cambiod e turno son importantes aunque desde el punto de vista del puteao sea una chorrada...

y se agradece que ciertos días destaque el hecho de haber visto una mujer hermosa, o algo que los diferencia de los demás de manera agradable

besooos
kissu

Kichiaya dijo...

- Lo de aparcar no te preocupes, todo el mundo es humano y a todo quisqui se le habrá quemado alguna vez los espaguetis.

- En cuanto a tu compañera, lo mejor que podrías hacer sería hablar con ella y pedirle disculpas. No por haberte confundido tú, pero por haberle hablado mal. El echo de que tú sepas más que ella no te da derecho a juzgarla o criticarla cuando ella se equivoque. Que tire la primera piedra...

- A mí me van más los postres que las berenjenas.

- Está bien desvivirse y darlo todo por los demás, pero tan solo cuando estos también te lo devuelvan. Porque darle a una persona más de lo que ella te da a ti nunca es bueno. Estáis en un distinto nivel emocional.

- Para otra dile: Wapaaaaaaa.

- A mí me pasa lo mismo, me quejo de que no duermo. Pero es que prefiero dormir menos y vivir un poco más.

Buaaa, pedazo testamente te acabo de dejar, xDDDDDDDDD.