miércoles, 8 de octubre de 2008

Home..

A veces pasa que sueles vivir años mirando por el mismo tipo de objetivo, pensando que las cosas solo pueden ser de un solo color y creyendo a ciencia cierta que hay determinados elementos que solo se pueden combinar de determinadas formas para formar la materia.. y que uniendo A y B solo se puede obtener un resultado concreto y exacto, sin variaciones asequibles.. siempre estático e inamovible.. con unas pautas estables.. con el mismo guión por seguir.. el mismo tipo de letra a utilizar y con el mismo tipo de papel milimetrado que limita los contornos...

Pero entonces si tienes la suerte de cambiar de objetivo te das cuenta de manera brutal que las cosas no solo no son de un solo color.. que la paleta de colores es inmensa y que la cuestión está en saber mirar correctamente y en saber.. al mismo tiempo.. dejar que te miren correctamente.. y en que te lean de nuevo correctamente.. respetando las comas, los puntos, los puntos y a parte y el punto y seguido...

Así que llegada a este punto solo me queda decir que todo lo de antes ya no me sirve para nada.. es más, reniego de ello y no lo quiero.. lo tiro a la basura porque solo me ha traido malas vibraciones y aun a día de hoy las sigo notando y me siguen causando fallos de lectura y necesidad de releer muchos párrafos para volver a pillar el hilo de la cuestión.. así que voy a partir desde cero.. porque me he dado cuenta realmente que los esquemas estáticos aplicados con anterioridad no se sostienen por ninguna parte y que aquellos cimientos se han hundido en el barro por falta de consistencia y fragilidad de estructura..

Y ahora veo que estaba muy equivocada.. o que no sabía ver en todo caso lo mucho que me estaba equivocando al creer que solo había un objetivo capaz de enfocar ese punto.. y un solo color.. y una sola manera de leer el libro.. así que voy a comenzar a leerlo de nuevo.. por la primera página.. la del prólogo.. y la primera frase de todas.. esa que dice: "A veces el hogar de las personas no es matérico, ni tiene forma sólida, ni se contiene entre cuatro paredes, ni tiene las paredes pintadas a color, ni una cerradura en la puerta, ni un número determinado de habitaciones, ni cocina, ni comedor, ni muebles, ni ventanas, ni sofá, ni un número par o impar en la puerta, ni un código postal que lo identifique. A veces el hogar es simplemente una persona. Sin más".

Michael Bublé.. Home...

5 comentarios:

M dijo...

Bienvenida a la república independiente de tu casa...
Acomódate en tu nuevo hogar.

Coquí dijo...

eso es cierto, un hogar lo sientes, no lo ves...

pikaia dijo...

pues sí... no imagino un hogar mejor que "Ella", aunque algún día no muy lejano me gustaría poder tener una casa en la que vivir con ella (y seríamos ya como las matriuskas rusas, jejeje).
Besos

dintel dijo...

Creo que el problema radica en que, de todo siempre, hay más de una lectura.

Mar dijo...

qué bonito ^^ sin más

me has transmitido un montón de calidez con tu texto