lunes, 28 de septiembre de 2009

Ideas varias..

-En el mejor de los casos yo solo quiero que mi hijo sea un buen hombre, que sea lo que quiera cuando sea mayor que yo en eso no me voy a meter porque yo solo quiero que sea feliz.. si, eso es... yo solo espero que tenga salud y que no me salga maricón... (risas varias)...

Ea pues, esta es la maravillosa conversación que mis oidos han recibido en el curro, frase que me ha taladrado un poco toda la mañana.. me he mordido la lengua ampliamente para no responder porque al fin y al cabo, a parte de ejercer mi derecho a defenderme, es que con la persona en cuestión tampoco he tenido mal rollo hasta la fecha, ni demasiadas conversaciones, solo el trato cordial del que sirve un café con amabilidad cuatro o cinco veces a la semana... pero joder, que ganas de tirar un par de platos a la cabeza y poner un par de puntos sobre las ies.. solo que a veces no es el momento ni el lugar.. y es que una no puede ser valiente y guerrera las 24 horas al día, ni responder constantemente a cualquier tipo de ataque.. aparte de eso: cuanto queda por hacer!.. y además de eso: ojalá el hijo de ese hombre sea maricón maricón..

Salvando el comienzo de semana, dejo atrás el fin de semana anterior que ha sido muy bueno.. fin de semana familiar, en el que he estado con toda la familia de mi novia al completo.. hermano y cuñada un día; suegros y tía otro día.. la sensación era rara.. yo sentada a la mesa comiendo como una más, sinetiéndome tratada como una más, pero con la eterna duda de pensar que es lo que ellos pensarán y como me deben considerar al respecto.. solo puedo decir cosas buenas eso si, y que me siento integrada y arropada, y eso me sirve de respuesta velada del afecto que con el tiempo me puedan llegar a tener...

Ideas varias.. cuanto piensa una a veces.. y en realidad en muchas ocasiones mejor sería no darle tantas vueltas a las cosas..

lunes, 21 de septiembre de 2009

La sordera del que no quiere oir..

Antes de salir del armario siempre pensé que una vez dado el paso inicial las cosas cambiarían.. y en efecto, una vez dado, poco a poco, fueron cambiando.. la primera vez te cuesta mucho, horrores, años, décadas quizá y de hecho hay quien no lo llega a hacer nunca.. luego poco a poco te vas acostumbrando a considerar que ese yo que tenías escondido ya no es tal y los vas complementando con tu vida exterior, la que la gente ve y ha visto hasta el momento.. para ello también existe un proceso que hay que respetar y que todo el que lo ha pasado sabe muy bien... y llega un momento en que aunque te siga costando por unas cosas u otras ya dices sin reparos que lo que tu tienes es una novia..

Hasta aquí lo imaginado...

Lo que no me había planteado que a veces no es solo cuestión de quien lo dice, osea de una misma, sino de quien te escucha y es que justamente aquí he descubierto que existe un tipo de sordera muy muy específica: LA SORDERA DEL QUE NO TE QUIERE OIR!

Es la sordera de aquellos que te oyen hablar de tu novia.. de aquellos que te oyen decir "pues ella esto" o "ella lo otro".. aquellos que están a tu alrededor cuando en las conversaciones conjugas los verbos con un nosotras y acompañas las frases con adjetivos acabados en A como "cansadas, dormidas, morenas, etc".. pues bien.. estas personas muchas veces no te oyen y son capaces de un mes o meses después quedarse con los ojos como platos cuando tienes que pararte en la conversación, mirarles y decirles: que no te enteras, que lo que yo tengo es una novia...

Al día siguiente entonces, otro compañero de la misma estirpe te pregunta entre conversaciones: "oye, a tu novio le gusta el futbol?"... lo cual desencadena otra reacción de otra que escucha que también te dice: "tu lo que tienes que hacer es comprarle el canal plus liga como yo le hice al mio..." y todo ello te produce de nuevo la misma irritación del día anterior.. porque si me fuese escondiendo pues me aguanto pero teniendo en cuenta que ya no me escondo de nada........... me cabreo!

Es decir, que dentro de las salidas del armario existe otra modalidad: cuando tienes que salir del armario dos veces con una misma persona.. y cuando tienes que hacerlo dos días seguidos te dan ganitas hasta de colgarte un cartelito..

miércoles, 16 de septiembre de 2009

La fuerza de las palabras..

Desde la visión pesimista de mi post anterior ha cambiado ligeramente una cosa, y es que desde ayer, en que me dieron la nota de una asignatura que se quedó para septiembre, ya tengo oficialmente el puto título por el que tanto he estado luchando.. sisi, tras tres años de incertidumbres ya soy ante la ley una diplomada más...

Eso de que una se pueda definir definitivamente es más recomendable de lo que parece: me siento más ligera y de nuevo ilusionada.. así que he decidido que las quejas pa las cabras.. yo a tirar palante..

Una savia persona me dijo anoche: pico para adelante y alas para atrás... esa es mi novia.. digooooooooooooo..

Dije en mi post anterior que para colocarse profesionalmente había tres cosas básicas que yo no tengo: suerte, contactos y dinero... mi decisión estriba fundamentalmente en que, dejando de lado el tema del dinero, voy a coger a la suerte y a buscarla debajo de las piedras y a puntear contactos hasta dar con un algo adecuado..

Se acabaron las lamentaciones.. a por ello

Y además, tirándome que estoy de los pelos cual vulgar fan adolescente porque la semana que viene nos honra con su visita coqui.. que nervios, que nervios.. voy a quedar otra vez con una bloguera.. juasjuas.. aquí te esperamos petardilla..

Y hoy voy a colgar esta canción que me da mucho positivismo cuando la escucho.....

jueves, 10 de septiembre de 2009

Una de tantas..

Los seres humanos somos inconformistas por naturaleza..

Nos recreamos en trazarnos metas continuamente a las que queremos llegar pensando que eso es justamente lo que traerá la felicidad.. y cuando llegamos nos sentimos perdidos por no tener de pronto una meta en la que pensar..

Siempre me viene la misma frase a la cabeza: la vida es aquello que nos pasa mientras estamos haciendo planes..

Tanto tiempo luchando por sacar una carrera adelante y cuando la consigues.. te sientes decepcionada porque entonces no sabes donde ir a parar.. te pasas el tiempo estudiando pensando y creyendo que contigo todo será diferente.. que lo mejor está por llegar.. que con un título en la mano otro gallo cantará.. pero acabas y ves que no.. te das de bruces con la eterna realidad y te das cuenta de que para que te coloques en el mundo que has estado tanteando tienes que tener tres cosas básicas:
- Suerte o mucha suerte.
- Contactos o amigos o conocidos, o "mi padre conoce a su madre que le ha dicho a su amiga que hace falta alguien y como sabe que yooooo... "
- Dinero..
que siempre da mucha clase..
y te hace un candidato genial..

Piensas entonces que quizá el esfuerzo no ha servido de nada..
- Que quizá te ilusionaste estudiando algo que no era para ti..
- Que si esto..
- Que si lo otro..

Vease, que ahora estoy en plena crisis, en la típica de todo el que acaba de estudiar y se dice: vaaaale, venga, y ahora que coño hago con mi vida?!

Y mientras tanto una tira siendo camarera.. y aguantando que alguien te trate de "tontita" por equivocarte y llevar una monodosis de mantequilla en lugar de una de miel..

Que puta es la vida...

martes, 1 de septiembre de 2009

Intensidad variable..

La intensidad de nuestros argumentos cambia enormemente con el paso de los meses.. lo que algún día te pareció el motor de una existencia luego te parece una película lejana, de esas de las que poco a poco vas olvidando los detalles..

Un verano más que intenso, intensísimo.. el cierre de una etapa de mi vida que se me hizo muy larga.. el comienzo de una nueva que se me ha hecho imponente.. he vuelto a Barcelona por unos días sin mi amor, a casa de mis padres.. y toda esa sensación que tenía cuando me fui de que dejaba atrás mi ciudad donde había crecido me doy cuenta que desaparece.. paso por los mismo lugares, por la puerta de la escuela, cerca del anterior curro, cerca de eso, cerca de lo otro.. y la sensación aplastante de que todo sigue como siempre.. que no pasa nada.. que las cosas permanecen en su sitio, los edificios, las fachadas y los jaleos, los mismos jaleos.. y de fondo la sensación imperiosa de que entonces no es que esté volviendo a mi ciudad.. sino que en unos días volveré de vuelta a mi nuevo espacio.. que me he ido de mi casa tres días, de mi hogar y del lado de mi niña y es eso lo que ahora me está persiguiendo la tranquilidad..


Si, me he dado cuenta de cosas inmensas este verano:
- que el hogar no está en un sitio, sino en las personas que lo forman... en quien lo hace, en quien te hace sentir a gusto entre cuatro paredes..
- que la vida está llena de mañana, mañana, mañana.. y siempre amanece al día siguiente para seguir caminando más y mejor.. las prisas son, más que malas consejeras, malas compañeras..
- que los lazos que se establecen entre las personas a veces son invisibles, pero no por ello menos trascendentales..


La casa de mis padres me parece un poco pequeña y me agobia a ratos.. dice mi tia que es porque los techos son bajos.. puede que si.. aunque yo no le voy a decir que me parece pequeña justamente por una cosa que en realidad no tiene.. mi novia.. quizá la casa me parezca pequeña por eso.. valiente contradicción..