lunes, 30 de noviembre de 2009

Comienza diciembre...

Se acerca la navidad un añito más y te das cuenta de eso que se dice siempre, que pasa volando el tiempo y que otra vez es navidad.. lo bueno de todo es que es la segunda navidad que paso con mi niña y podemos recordar la primera, que pasamos un poco atropeyadamente.. entre un gran catarro de ella y un empacho brutal por mi parte.. una casa de alquiler que se caía a pedacillos literales.. y una pequeña maldad, no ir a trabajar un día unventándome no sé que historia para poder pasarla a su lado.. no dejó de ser especial y mi niña tuvo un arbolito de navidad sencillito pero para ella y una habitación con un techo llenito de estrellas (aun recuerdo las agujetas que me duraron un par de diassssss)...

Este año es la segunda navidad y no deja de ser especial, justo por ser la primera navidad que pasamos en casita.. ahora tocará adornarla un poquito por aquí y por allá por eso de darle un ambiente navideño.. que le vamos a hacer.. a mi siempre me han hecho ilusión, porque me revuerdan a mi infancia y me traen recuerdos entrañables.. creo que cuando llegue a viejecita si es que llego las seguiré viviendo con las mismas ilusiones.. aunque ya se sabe que uno las pasa mejor o peor según como le esté marchando la existencia..

Por lo demás, no hay grandes cosas que contar de cara a la galería.. excepto que mi niña y yo fuimos por primera vez al cine el finde pasado.. gracioso pensar que nos hemos ido a vivir juntas antes que ido al cine.. en fin, las cosas distintas no tienen porque ser peores, solo distintas.. y todo esto no deja de ser lo mejorcito que me ha pasado nunca..

sábado, 14 de noviembre de 2009

Esta noche..

Los días pasan volando.. las semanas se suceden unas tras otras y van acumulándose las historias, las cosas, las sensaciones.. hace ya casi cinco meses que mi niña y yo comenzamos a vivir juntas...

A grandes trazos siempre hay dos opciones, un fifty fifty: o funciona o no funciona..

Claro está que las cosas nunca son ni blancas ni negras..

Según mi madre los primeros meses son esenciales, porque las dos personas se tienen que amoldar la una a la otra, con sus defectillos y sus cosas, porque está claro que nadie es perfecto..

- Ay, cariño.. joder, se me olvidó.. como siempre mi puñetera cabeza..
- Qué quieres cenar hoy?.. Se me han acabado las recetas amorrrrr..
- Haces tu la cena que hoy estoy cansada..
- No compres eso esta semana que es mu caro!.. que esta llevamos aceite..
- Porque siempre tienes que dejar el cajón de los pijamas desordenados?..
- Quieres dejar de comentar todas las noticias que no me enteroooo de lo que dicen!!
- Te enfadas si sigo durmiendo un poquito más..

Y así los días se van sucediendo.. amontonando.. y una echa la vista atrás y se acuerda de esos días en que cruzaba españa para ver a su niña aunque solo fuesen dos días al mes.. qué durito que se hacía la espera.. la primera semana estabas tranquila.. la segunda semana te resignabas.. la tercera ya pensabas en la cuarta y en la cuarta ya estabas nerviosa.. luego llegaban los días señalados y siempre pasaban volando!!!

Y de nuevo la espera hasta el mes siguiente.. se me olvidaba la forma de su cara los días que no la veía.. y eso que cada vez la quería más..

Pero pasó, y ahora en esta casa que hoy tenemos por hogar están nuestros espacios unidos.. y si, los días transcurren.. el trabajo.. los moskeos.. las palabras.. las canciones.. pero sigue siendo reconfortante saber que al llegar a casa está ella.. y conducirte atropelladamente el resto de la semana esperando el finde, cuando está el tiempo libre para las dos.. las obligaciones para el día siguiente por favorrrrrr..

Cuando desayunamos juntas y nos dedicamos el día entero.. y como dice la canción de amaral: será tu voz, será el licor, serán las luces de esta habitación, será el poder de una canción, pero esta noche... moriría por vos..

jueves, 12 de noviembre de 2009

Provervio árabe...

Lo que ya ha pasado ha huido
lo que estás esperando está ausente,
pero el presente, lo que sucede ahora, es tuyo..

Que tal si aprendemos a valorar más y mejor el presente?..

martes, 10 de noviembre de 2009

Vives para trabajar o trabajas para vivir??

Cada vez tengo más claro que vivimos en una sociedad que personifica el éxito personal con un trabajo donde ganes cantidades ingentes de dinero que te permitan comprarte un cochazo y un dúplex entre otras cosas.. cuanto más dinero ganes más triunfador serás y así sucesivamente..

Lo que esa sociedad egoista no piensa es que hay dos cosas incompatibles:
- Si trabajas 8 horas diarias, 40 horas semanales y 5 días a la semana, que es lo que más cerca se está de lo digno, ni de coña te haces rico.. porque está claro que nadie se hace rico trabajando estrictamente lo justo y necesario... al menos eso no le pasa a la inmensa mayoría..
- Si trabajas más de 8 horas diarias, más de 40 horas semanales y más de 5 días a la semana, está claro que vas a ganar más dinero.. pero el dinero no es proporcional al tiempo.. y si ganas más dinero porque trabajas más, en realidad tienes menos tiempo para todo lo demás.. que viene a resumirse en una sola palabra: vida..

Entonces quien es el triunfador:
- El que está forrado y tiene mucho dinero para disfrutar pero no tiene tiempo de disfrutarlo.. ni de hacerlo con su familia, con sus amigos, de sus planes y de las pequeñas cosas.. estas son las personas que viven para trabajar..
- El que tiene un dinerillo normalito, para ir tirando, pero vive intensamente la vida porque paladea lo que puede permitirse.. estas son las personas que trabajan para vivir..

Ahora, al hacerme un poquito más mayor, pienso bastante en estas cosas.. y la única conclusión a la que llego es que si ser una triunfadora significa que debo vivir para trabajar.. está claro que no quiero serlo, y que lo que cada vez me interesa más es trabajar para vivir.. quizá ese sea el verdadero triunfo de la vida.. tenerlo todo proporcionado.. dinero para sobrevivir dignamente, una familia con la que compartir experiencias, una pareja con la crecer día a día y unos hijos quienes los tengan a los que ver nacer y desarrollarse.. y que todo te enriquezca por dentro en la misma proporción..

jueves, 5 de noviembre de 2009

La integridad y las renuncias...

Como podemos medir la integridad de las personas?.. Podemos medirla en realidad?.. ayer alguien dijo en la tele que uno solo se puede permitir ser totalmente íntegro en la adolescencia y que luego todo son renuncias.. y en esa frase hay mucha verdad.. solo cuando uno se encuentra inmerso en esa rebeldía adolescente puede comportarse como quiere.. solo cuando vives a expensas de tus padres y tus obligaciones solo abarcan las asignaturas de cada año puedes permitirte no traicionarte enteramente.. porque cuando uno crece y trabaja y vive dependiente de un sueldo se vive doblegado a mil condiciones que te obligan a actuar de una manera determinada por mucho que te pese...

- Le harías a tu hijo una tortilla con huevos caducados de hace dos meses?.. y si las opciones de elegir fueran pocas, y tu jefa de dijese que los tienes que utilizar.
- Engañaríais a alguien por 50 míseros euros?.. y solo por 20?.. quizá por 10 ya no lo haríais..
- Serías más decentes y honestos por entregarle a un policía una cartera que habéis encontrado en el suelo?.. y si primero la hubiérais visto caer al suelo, dejado que la dueña se fuese, alcanzado y registrado y solo después de ver que no había ni un duro, se la hubiérais dado al policia?.. seríais igual de decente y honestos después de hacer eso?

Son solo ejemplos, de esos que una puede ir anotando poco a poco, de esos que una observa, de esos que una sufre...

Y es que hay veces que una no puede comportarse como le sale del alma porque sencillamente el deber es más fuerte que el querer.. como te condiciona el carácter estar en el trabajo y estar supervisado por alguien que está por encima de ti, con menos talento, con menos escrúpulos, con menos decencia.. como a veces una pasa por el trago de traicionarse a sí misma por un puñado de euros, por esos que te permiten pagar el alquiler..

El mundo de las renuncias es inmenso... inmensamente triste.. inmensamente grande.. y como duele tener que renunciar a una misma cuando está condicionada por mil cosas más..

Por suerte nunca es tarde para ganar nuevas partidas...
QUE NADIE SE COMA TU DIGNIDAD..