lunes, 10 de mayo de 2010

Creer.. esa es la cuestión..

Estas últimas semanas han ido pasando con sus cosas y al mirar el blog me doy cuenta de que llevo más de un mes sin publicar nada, lo cual me hace sentir culpable por dejar abandonadito el blog.. solo pasa que formaba parte de un momento determinado y determinante de mi vida y como todo.. al ir evolucionando hay cosas que quedan relegadas a un segundo plano.. aunque no por eso me olvido de todo esto..

La distancia con la familia es llevadera, aunque lo es un poco menos cuando hay bajas, operaciones de por medio y y accdientes por motivos laborales una no puede ir.. pero todo tiene un pequeño precio.. y aunque mi niña piense que en esos momentos me arrepiento de haberme venido a su lado se equivoca mucho.. porque nunca me he arrepentido de haber dado el paso.. es de las mejores cosas que he podido hacer nunca.. mi vida está a su lado y los temporales se capean a partir de ahí como mejor se pueda..

En el trabajo estoy un poco asqueada.. no acabo de encontrar mi sitio en ningún sitio, valga la redundancia.. aun así me siento medio afortunada porque tengo un sueldo a final de mes con el que cubro mis gastos básicos.. y como el que no se consuela es porque no quiere pienso que podría estar peor y que al menos en ese sentido me mantengo a flote.. leí hace poco por ahí que el futuro es para aquellos que creen en la belleza de sus sueños, y como yo tengo mucha fe y empeño en mejorar las cosas creo en el futuro de mis planes.. porque sin la fe en las cosas no tendriamos nada..

Por lo demás momentos de movimientos y temas familiares diversos.... muuuuuuy diversos.. pero mi niña y yo vamos haciendo juntas.. realmente una se da cuenta con la convivencia que conforme va pasando el tiempo el amor no solo lo mantienen los mimos y las risas; también le dan sentido los momentos complicados y la compañía mutua durante los mismos, cuidarse la una a la otra y apoyarse cada día en cada cosa.. ahora las cosas ya las hacemos pensando en dos y eso siempre es más llevadero.. saber que tu niña siente las mismas cosas que tu y que se van compartiendo batallas.. y como dice mi madre, todo pasa.. y luego en la distancia las cosas se ven diferentes.. y te ries de muchas cosas que antes te han preocupado..

Lo dicho, hay que creer en la belleza de nuestros sueños.. aunque los más escépticos sigan pensando que soñar es de niños y una pérdida de tiempo...