miércoles, 25 de agosto de 2010

Cuestión de frutas..

Últimamente me ha dado por pensar en la palabra matrimonio.. y en esa manera específica en que los homófobos se empeñan en dictaminar que un matrimonio jamás de los jamases puede estar formado por algo que no sea una manzana y una pera..

El caso es que ahora mismo me sentiría con más fuerza para rebatir todo eso, porque al fin y al cabo ya estoy cargada de argumentos que me hacen pensar que lo de las manzanas y las peras es solo para las paradas de frutas.. y que lo del matrimonio es y será cada vez más cosa de dos personas que se quieren y que fundan y forman, poco a poco, un plan de vida común.. dos mujeres.. dos hombres.. dos cabras..

Y resulta que ahora me paro a pensar y busco puntos en común por ejemplo con mis padres y encuentro que:
- Mi novia y yo pagamos las dos el alquiler y si no fuera así como que nos iríamos de patitas a la calle..
- También nos asustamos de lo que gastamos a final de mes.. y suele oirse la frase: joder cariño, no hemos gastado mucho este mes..
- También nos rompemos la cabeza porque: que hacemos hoy para comerrrr? Se me acaban las ideas!
- Y nos da mucho miedo el puto recibo de la luz.. sobretodo cuando es el estimado..
- Yo también me ofusco cuando viene mi suegra a casa y si, es verdad, algunas discusiones de pareja se originan justo por el elemento suegril.. que es muy buena mujerrrrrrr que si cariño!.. pero tela.. tela.. TELA!
- Dormimos juntas en la misma cama cada noche y cuando me duermo, busco la complicidad de su cuerpo, y me enrosco junto a ella formando una curva bendita.. esa parece la postura principal para dormir como dios manda.. y ahora cuando duermo sola por la razón que sea me falta su compañía y hasta me cuesta conciliar el sueño un rato bastante grande..
- Hacemos planes, pensamos en el futuro.. nos reimos y lloramos.. y a veces también gritamos..
- Y hay una verdad como un templo.. y es que ya no me imagino nada sin ella..

Y creo recordar que a mis padres les he visto hacer todas esas cosas y me veo muchas veces reflejada en mis recuerdos.. así que sí, sin duda.. que vengan a decirme porque no podríamos llamarnos matrimonio.. que me cago en su puñetera nación si hace falta..

Que noooooooooooooo.. que no nos hemos casado ni tenemos planeado hacerlo.. eso es solo una divagación formal de todas esas cosas que te trae eso que algunos llaman madurar.. así que no te asustes cariño, que de momento no te lo voy a pedir!!

martes, 17 de agosto de 2010

Y de repente llegó ella..

Y de repente llegó ella, la tercera en la familia, una cachorrita que le regalaron a mi novia para el día de su cumpleaños.. y es curioso, como una perrita pequeña te puede cambiar las cosas en tan poco tiempo.. nuestra niñaaaaaa :D